01-11-2017  (265 lectures) Categoria: Murcia

Cuando en Cartagena se hablaba catal√°n

Cuando en Cartagena se hablaba catal√°n

Es el titulo de la firma de nuestro columnista de los lunes, el historiador Jos√© Ibarra quien recuerda que en Cartagena se habl√≥ catal√°n durante trescientos a√Īos

Cuando en Cartagena se hablaba catal√°n

Ayuntamiento de Cartagena

Lo descubri√≥ hace unos a√Īos el historiador cartagenero Alfonso Grandal. Fue √©l quien puso de manifiesto un hecho ling√ľ√≠stico sorprendente: y no fue otro que en Cartagena se habl√≥ catal√°n durante 300 a√Īos, desde el a√Īo 1300 hasta 1600.

Y así, el cartagenero no come guisantes ni judías verdes ni alcaparras: come pésoles, bajocas y tápenas, que proceden del valenciano o del catalán. El viento del suroeste es el lebeche, y si es del sudeste es el jaloque, y el trueno es un llampo, y las palabras catalanas originales de las que derivan son llebeig, xaloc y llamp.


murcia-catalan

23/08/2020 -

MURCIA. Espolsar, bajocas, p√©soles, albercoques, boria‚Ķ ¬ŅSuenan estas palabras? Estas y algunas m√°s acostumbramos a emplearlas en el lenguaje coloquial de nuestra vida cotidiana, y quiz√° se tiene la percepci√≥n de que son palabras end√©micas de nuestra Regi√≥n. Pero, sorpresa.¬†Mucho del vocabulario que forma parte del dialecto murciano deriva de la influencia de la lengua catalana.

¬ŅSe habla catal√°n en Murcia? Al margen de que todav√≠a algunas personas se comunican en el dialecto valenciano en la regi√≥n murciana de El Carche,¬†la presencia del catal√°n en la Regi√≥n de Murcia est√° latente en las palabras m√°s cotidianas. Todos los dialectos son un resultado del devenir hist√≥rico, y tendremos que remontarnos a la conquista de la taifa de Murcia por Jaime I de Arag√≥n (en nombre del rey murciano por excelencia, Alfonso X el Sabio) en 1265-66.

Los catalanes trajeron consigo su lengua y dejaron un legado que todav√≠a perdura: capaza, calentor, jetazo, pebre, pinatar o uno de los platos murcianos m√°s representativos, el zarangollo. Tambi√©n, se debe a ellos el empleo del sufijo ‚Äďico tan caracter√≠stico de nuestra Regi√≥n. Pero, hemos de tener en cuenta que la mayor√≠a de estos repobladores que llegaron a Murcia de la Corona de Arag√≥n eran catalanes, por lo que el catal√°n incluso lleg√≥ a convertirse en lengua √ļnica en algunos pueblos y tambi√©n en los barrios extramuros de Murcia, Lorca y Cartagena.

El insigne escritor de la Corona de Arag√≥n, Ram√≥n Muntaner, lleg√≥ a declarar que "en la ciudad de Murcia y en su reino se habla el m√°s bello catal√°n del mundo". Y aquellas voces catalanas todav√≠a suenan en la tierra del Segura: solaje (solatge), espolsar (pols), flamar√° (flama), llanda, p√©sol, bufar, bambolla, bulle (bull),ca (abreviaci√≥n de casa tambi√©n utilizada en el habla de Murcia), charreta (xarreta, xarradeta), cucar (cuc), embozar (enbossar)‚Ķ Adem√°s, el legado del seseo en la Vega Baja (sur de Alicante que tambi√©n adopta el dialecto murciano) y en algunas zonas del¬†Campo de Cartagena tambi√©n derivan del antiguo uso del catal√°n, a lo que se a√Īaden los diminutivos en ‚Äďete/a.

De hecho,¬†Justo Garc√≠a Soriano en¬†Vocabulario del Dialecto Murciano apuntaba que¬†"casi la mitad del l√©xico peculiar de la regi√≥n es de origen catal√°n". Por si fuera poco, muchos de los t√©rminos adquiridos del catal√°n son imprescindibles para entender la Huerta de Murcia, como esparte√Īa, boria, olivera, fangue, paleta, mota o abercoques. Y, a√ļn hay m√°s, poblaciones y accidentes geogr√°ficos de la Regi√≥n de Murcia llevan por nombre vocablos catalanes, es el caso de¬†Isla Grosa, Calnegre, Calblanque o Calarreona.

Muchos de todos los t√©rminos que se han nombrado han sido aceptados por la Real Academia Espa√Īola de la Lengua como murcianismos, quiz√° por el uso extendido de ellos en nuestro dialecto. No obstante, ya conocemos que realmente se debe al poso que los repobladores catalanes dejaron tras la conquista del Reino por Jaime I.¬†Otra prueba contundente del peso catal√°n en la Regi√≥n es la lista de apellidos de origen catal√°n que han dejado en esta tierra. Seg√ļn indican los historiadores, m√°s del 40% de los pobladores del ‚ÄėRepartimiento de Murcia‚Äô tras la conquista proced√≠an de all√≠ y solo cerca del 20% eran castellanos.

As√≠, Pujante, Guirao, Guillam√≥n, Durante, Reverte, Riquelme, Puche, Capel, Cerd√°n, Arnao, Noguera, Meseguer, Miralles, Ballester, Soler, Viudes‚Ķ Son algunos de los apellidos comunes en la Regi√≥n y que demuestran el pasado catal√°n. A veces, lejos de las diferencias que se obsesionan con marcarnos o distinguirnos,¬†guardamos menos diferencias de las que creemos y nos olvidamos de que muchas de las peque√Īas cosass que ya tenemos asimiladas vienen de un pasado com√ļn

_______________________________________________

Y así, el cartagenero no come guisantes ni judías verdes ni alcaparras: come pésoles, bajocas y tápenas, que proceden del valenciano o del catalán. El viento del suroeste es el lebeche, y si es del sudeste es el jaloque, y el trueno es un llampo, y las palabras catalanas originales de las que derivan son llebeig, xaloc y llamp.

Aquí puedes leer el articulo completo de José Ibarra

Lo descubri√≥ hace unos a√Īos el historiador cartagenero Alfonso Grandal. Fue √©l quien puso de manifiesto un hecho ling√ľ√≠stico sorprendente: y no fue otro que en Cartagena se habl√≥ catal√°n durante 300 a√Īos, desde el a√Īo 1300 hasta 1600. Viene a cuento recordarlo ahora que tan enconadas est√°n las relaciones con nuestros compatriotas catalanes y, lo digo con dolor, ahora que encuentro mucho odio a Catalu√Īa y lo catal√°n en muchas conversaciones que oigo en Cartagena.

Ese cartagenero que despotrica contra los catalanes en general, debe saber que aunque, por el tratado de Almizra, la reconquista de nuestras tierras se la apunt√≥ el rey castellano Alfonso X el Sabio all√° a finales del siglo XIII, en realidad toda la regi√≥n se repobl√≥ con gentes procedentes de la corona de Arag√≥n, es decir: catalanes, mallorquines y valencianos que nos dejaron aqu√≠ su lengua y con ella palabras hermosas que los cartageneros heredamos todav√≠a cuatrocientos a√Īos despu√©s sin saber que, en realidad, son palabras catalanas.

Y así, el cartagenero no come guisantes ni judías verdes ni alcaparras: come pésoles, bajocas y tápenas, que proceden del valenciano o del catalán. El viento del suroeste es el lebeche, y si es del sudeste es el jaloque, y el trueno es un llampo, y las palabras catalanas originales de las que derivan son llebeig, xaloc y llamp.

Ese cartagenero seguro que se ha ba√Īado alguna vez en Cala Reona y en Calblanque, ha visto la isla Grosa o la Perdiguera y se ha sentado a la sombra de un garrofero y si no fuera por el catal√°n en realidad todo eso habr√≠a sido Cala Redonda, Cala Blanca, Isla Gorda, Isla Perdicera y algarrobo. Los montes cartageneros no tienen niebla; tienen una boria que es m√°s catalana que toda la familia Pujol junta, aunque si la nube es de polvo o tierra entonces ser√° una polsaguera. En algunas familias de Cartagena la abuela es la yaya y qu√© decir de los tiernos diminutivos catalanizantes acabados en -eta tan cartageneros como serreta, replaceta, pareta‚Ķ

El cartagenero no se sienta en un sofá: se esclafa en él, como en Tarragona. Y en Cartagena se veneró a la Virgen del Rosell y por aquí cerca andan lugares como El Carmolí, los Esculls, el Farallón, las salinas del Rasall y Calnegre, todos ellos lugares llenos de hermosas eles catalanas. Y el barro cartagenero es el fangue catalán, y si en Cartagena uno se pone a arreglar una cosa que no conoce bien es un manifasero, quien si se lisia, no le saldrá una ampolla, sino una bambolla o una bufeta, y todos sabemos que si decimos leja fuera de Cartagena para referirnos a una estantería, no nos entienden, porque no saben en Castilla que eso procede de la lleixa catalana, y así sale por todos sitios el antiguo idioma catalán en el habla actual de nuestra comarca cartagenera. Por no mencionar los numerosos apellidos catalanes que pueblan la nomenclatura cartagenera: los Ros, Puche, Sabater, Ferrer, Conesa, Ballester, Ardil…

Jos√© Ibarra: No valdr√° de nada esta curiosidad hist√≥rica y ling√ľ√≠stica, pero si conseguimos con ello bajar algo la tensi√≥n de estos d√≠as, habr√° merecido la pena. Y no porque nadie quiera que nuestra tierra cartagenera forme parte de esos presuntos pa√≠sos catalans, a los que evidentemente no pertenecemos, sino porque siempre conviene recordar nuestros or√≠genes, siquiera sea por acercarnos y dejar de odiarnos los unos a los otros, ¬Ņno lo creen ustedes?


.





cadena SER
Cargando

PUBLICIDAD

El audio comenzar√° tras la publicidad

cadenaSER

NUEVO REPRODUCTOR CON TRANSCRIPCI√ďN!

Ahora podr√°s:

  • Compartir s√≥lo el mejor momento (frases, goles, gazapos)
  • Encontrar la parte que te interesa de cada programa
Cargando
cadena SER

A CONTINUACI√ďN

Los testimonios de la Gota Fría en La Ventana

ESCUCHARDETENER
Cargando14
VolverCerrar

¬°AUDIO COMPARTIDO!

¬ŅLo quieres compartir en otro sitio?

VolverCerrar




versió per imprimir

Comentaris publicats

    Afegeix-hi un comentari:

    Nom a mostrar:
    E-mail:
    Genera una nova imatge
    Introdu√Įu el codi de seguretat
    Accepto les condicions d'ús següents:

    Per a participar en els comentaris l'usuari es compromet a complir i acceptar les següents normes bàsiques de conducta:

    • Respectar les opinions de la resta dels participants al fòrum, tot i no compartir-les necessàriament.
    • Abstenir-se d'insultar o utilitzar un llenguatge ofensiu, racista, violent o xenòfob, i no tenir cap conducta contrària a la legislació vigent i a l'ordre públic.
    • No enviar cap contingut amb copyright sense el permís del propietari. Si es considera oportú facilitar continguts d'internet amb copyright, cal escriure la URL completa perquè els altres usuaris puguin enllaçar-hi i descarregar-se els continguts des de la pàgina propietària.
    • Publicitat: No es permet enviar continguts promocionals i/o publicitaris.