28-12-2017  (512 lectures) Categoria: Colom

El primer viaje de Colón

El primer viaje de Colón

José Antonio Hurtado García

Cuando un error entra en el dominio p√ļblico, ya no sale nunca m√°s de √©l; las opiniones se trasmiten hereditariamente. Y, al final, eso se convierte en la Historia.

Rémy de Gourmont.

 

Pues bien, voy a tratar de demostrar que la ruta que se le atribuye a Colón en su Primer Viaje, y que jamás volvió a utilizar no es mas que eso, un error, un tremendo error que se ha convertido en Historia.

En primer lugar, el "Diario de a bordo" que es de donde se extraen los datos para fijar la ruta, trae dos "cuentas", una denominada "larga" o "verdadera" que seg√ļn la historiograf√≠a es la que Col√≥n llevaba en secreto para que la mariner√≠a no se asustase si el viaje era demasiado largo, y una segunda cuenta llamada "corta" o "falsa" que es la que expon√≠a p√ļblicamente para saber el camino recorrido. Si consideramos √ļnicamente la cuenta "verdadera", y estimamos que toda la tripulaci√≥n era de Castilla (Andaluc√≠a en aquella √©poca al igual que Cantabria o Basconia, eran Castilla), y que Col√≥n hac√≠a casi diez a√Īos que no navegaba, hemos de suponer l√≥gicamente que la unidad de medida era la legua marinera castellana, unidad que se defin√≠a como "de a veinte" porque en el Ecuador 20 leguas equival√≠an a un grado de circulo m√°ximo terrestre.

Parece complicado, pero es sencillo, el Ecuador mide 360x20 = 7.200 leguas, y no hay que utilizar el n√ļmero pi, ni n√ļmero decimales, ya est√° calculada la longitud de la circunferencia terrestre. Mediante tablas, tenemos la longitud equivalente a la altura de cualquier paralelo, y sabiendo las leguas navegadas a lo largo de un paralelo, sabemos los grados en direcci√≥n E u W que nos hemos alejado del punto de partida. Como digo un procedimiento sencillo para los marinos de la √©poca.

Por ejemplo, vamos a imaginar que en direcci√≥n W hemos navegado 60 leguas a lo largo del paralelo de 20¬ļN, vamos a la tabla que nos dice que 1 legua en el paralelo 20¬ļN tiene una equivalencia equinoccial (es decir ecuatorial) de 1,064 leguas, por tanto, nuestras 60 leguas equivalen a la altura del Ecuador a 60x1,064 = 63,85 leguas. En el Ecuador, cada 20 leguas son un grado, esto indica que nos hemos desplazado 63,85/20 = 3,2¬ļW.

Esto se puede hacer con tablas, pero también con regla y compas elementos indispensables en la navegación, y eran cococimientos básicos de cualquier piloto en la época que nos ocupa, estando sobradamente acreditado sin más que leer por ejemplo a Raimon Llull que es un siglo anterior.

Si teniendo en cuenta la hip√≥tesis de que Col√≥n viaja en ese primer viaje a la altura del paralelo 28¬ļN, intentamos plasmar sobre un mapa el recorrido de la cuenta "verdadera" a√Īadiendo el rumbo que se designa cada d√≠a, nos encontramos con la sorpresa de que Col√≥n llego a descubrir : ¬°La Florida!, tal y como demuestro en la imagen adjunta.

Ruta colombina considerando √ļnicamente la cuenta verdadera

Pero es evidente que Col√≥n, no lleg√≥ jam√°s a La Florida, se quedo en una isla de las Lucayas, ¬Ņque ocurre?. La historiograf√≠a cl√°sica ha dado muchas vueltas al problema; en primer lugar a "acortado" las leguas diciendo que Col√≥n utiliz√≥ leguas italianas o portuguesas, sin tener en cuenta que todos los declarantes de los Pleitos Colombinos declaraban en leguas con toda tranquilidad, lo cual quiere decir que asum√≠an leguas castellanas.

Es más, cuando en el Diario se utiliza una medida que no es de uso corriente, se remarca, y así, cada vez que utiliza millas especifica claramente que son leguas de 4 millas (la equivalencia coriente era de 3 millas por 1 legua), mientras que no habla para nada de leguas portuguesas o italianas.

Se a√Īade, que el valor proporcionado por el "Diario" es el rumbo de timonel, y no el rumbo real seguido en ese d√≠a; rumbo de timonel es el que el capit√°n indica al timonel que debe de marcar, y el rumbo real es un c√°lculo partiendo de la situaci√≥n del d√≠a anterior, la desviaci√≥n sufrida por la nave como consecuencia de la corriente y del viento, de la declinaci√≥n magn√©tica del lugar donde se est√° situado (ya que el norte se mide sobre la br√ļjula y el norte magn√©tico no coincide con el geogr√°fico), y que por tanto sin todos esos valores es imposible conocer la ruta que sigui√≥ Col√≥n.

Desde el siglo pasado varios navegantes han intentado seguir este primer viaje colombino, y sobre su experiencia, y diversas hipótesis sobre los campos magnéticos, han establecido "sus" rutas; la más famosa es la del teniente de la marina norteamericana McElroy en el primer cuarto del siglo XX; fué patrocinada por la Universidad de Harvard, y sobre los datos de dicha navegación el historiador, tambien americano, Samuel Elliot Morison estableció la ruta que ofrezco más abajo y que es la que la historiografía ha adoptado como la "ruta colombina del primer viaje".

Dicha ruta, adoclece de los siguientes fallos: en primer lugar "acorta" la legua en una cantidad pr√≥xima al 20%; en segundo lugar ya presupone que el punto de llegada es la isla de San Salvador como demostr√≥ en su d√≠a el profesos Keith Pickering, en tercer lugar, para llegar a dicho punto necesita navegar un 11% m√°s de leguas que las navegadas seg√ļn el "Diario"; por √ļltimo, no explica porqu√© Col√≥n utiliza leguas de 4 millas en lugar de leguas de 3. Es evidente que cuando se presenta la ruta, todo esto no se explica, y as√≠ es como un error sin sentido alguno se ha convertido en Historia. Porque Col√≥n, que en teor√≠a descubre esa ruta, no la vuelve a utilizar nunca m√°s.

Ruta colombina de S.E. Morison

Seg√ļn las probanzas de Dn. Diego Col√≥n en los Pleitos Colombinos, las llamadas expediciones andaluzas, y expediciones menores fueron posibles porque a la mayor√≠a de los dirigentes de dichas expediciones fu√© el propio Col√≥n el que les ense√Ī√≥ a cartear. Ninguna de esas expediciones utiliz√≥ nunca la ruta que nos porpone el Sr. Morison, y estar√≠a aqu√≠ fuera de lugar ennumerarlas y dibujar sus derrotas.

Conviene ahora preguntarse, ¬Ņes posible entonces determinar cual fue en verdad la ruta del primer viaje?, yo creo que si, que es posible y para ello lo primero que hay que hacer es fijarse en las distancias navegadas, seg√ļn el "Diario" unos cuantos d√≠as que expongo en la tabla de m√°s abajo y que nos van a dar varias pistas de como tratar esa informaci√≥n.

FECHA LEGUAS FECHA LEGUAS
9 septiembre(1) 15 15 septiembre 33
9 septiembre(2) 30 (15x2) 27 septiembre 24
10 septiemre 60 (15x2x2) 28 septiembre 14
11 septiembre(1) 20 29 septiembre 24
11 septiembre(2) 20 30 septiembre 14
12 septiembre 33 1 octubre 25
13 septiembre 33 2 octubre 39 (14+25)
14 septiembre 20

 

Lo primero que se observa es que hay varios n√ļmeros "redondos", y lo segundo es que unos parecen estar relacionados con otros, pero eso indica que no son datos reales de navegaci√≥n, es probabilisticamente imposible que un fen√≥meno real produzca unos n√ļmeros que en un 32% esten relacionados; as√≠ que si no son los datos de la navegaci√≥n, ¬Ņqu√© pueden ser?; lo mismo que ser√≠an en la actualidad, las proyecciones sobre una carta de navegaci√≥n, de los datos de la navegaci√≥n real.

Por lo que debemos de dar por sobreentendido que en esos datos ya se ha tenido en cuenta el arrastre de los vientos y la declinaci√≥n magn√©tica del lugar; exactamente igual que hoy un piloto pasa una ruta a otro en una carta de navegaci√≥n; con la diferencia de que expresados matem√°ticamente y sin dibujar. ¬Ņporqu√© dos "cuentas"?, por lo mismo que en la actualidad, porque se ha utilizado un sistema cartesiano de dos ejes para representar la ruta, y una cuenta corresponde al eje del paralelo y la otra al del meridiano.

El problema consiste en que no todos los d√≠as de navegaci√≥n, tenemos un n√ļmero para la cuenta "corta", el "Diario" es ambiguo y se suele despachar con frases como¬†"anotando menos por la dicha causa", para esos d√≠as voy a establecer la hip√≥tesis adicional que ponga lo que ponga el "Diario", en la ruta que intento trazar la proyecci√≥n sobre el paralelo es id√©ntica a la proyecci√≥n sobre el meridiano, con lo que llego a la gr√°fica de m√°s abajo.

He tomado como d√≠a de cambio de rumbo SE a NE el d√≠a 19, porque es el d√≠a en que el Diario cambia de rumbo, y en todo lo dem√°s no he necesitado para nada los rumbos ya que las dos coordenadas me lo definen inmediatamente; y entonces es cuando aparece la primera sorpresa; si mido los grados que forma la derrota con el paralelo, me da un valor en torno a los 42¬ļ; y es √©ste un valor cr√≠tico, ¬Ņporqu√©?, por que para la precisi√≥n de la √©poca podemos suponer que 42¬ļ y 41,3¬ļ son id√©nticos (no debemos de olvidar que se trabaja con regla y comp√°s, y transportador de √°ngulos). ¬ŅQue ocurre con el valor de 41,3¬ļ?: que cuando navego 4 unidades en la direcci√≥n de la derrota, la proyecci√≥n sobre el paralelo se desplaza 3 unidades. ¬ŅCuantas millas tiene una legua en el Ecuador?: 3, pero para recorrer esas tres millas sobre el Ecuador, necesito navegar 4 millas en la direcci√≥n de la derrota.

¡Ahí está la explicación de las leguas de 4 millas!. Por tanto es confirmación de que las hipótesis que estoy realizando son correctas, y además con leguas castellanas de "a veinte".

C√°lculos

Ahora, ya tenemos dibujada la ruta sobre un "mapa" del siglo XV, pero no podemos sin m√°s trasladarla a un mapa actual, porque desde el siglo XV hasta aqu√≠ han cambiado mucho las cosas; en primer lugar el N no es el mismo, y aunque las coordenadas ya vengan "limpias" de la declinaci√≥n magn√©tica local, el N del mapa del siglo XV se traz√≥ seg√ļn la br√ļjula, y por tanto no es el actual de nuestras cartas actuales. Teniendo en cuenta diversos estudios he supuesto que entre ambos hay una desviaci√≥n de 3,5¬ļ. Pero adem√°s, los portolanos mallorquines o portugueses de dicho siglo ten√≠an una representaci√≥n del Mediterr√°neo que era tal que el paralelo que pasa por Gibraltar, Tunez y Rodas, estaba inclinado 9¬ļ (en algunos portolanos m√°s) con respecto al paralelo real.

Para aquellos lectores que sepan algo de "ciencias" significa que hay que hacer un cambio de coordenadas, para los dem√°s dicha frase no tiene sentido; en definitiva hay que tomar los n√ļmeros que tenemos del "Diario" y multiplicarlos y sumarlos por una combinaci√≥n de los senos y cosenos de los √°ngulos mencionados, 9¬ļ y 3,5¬ļ, para que as√≠ me den otros n√ļmeros que son los que puedo llevar a un mapa actual; y para esto no tengo soluciones, el que sepa matem√°ticas le resultar√° facil hacer la transformaci√≥n, y el que no las sepa ha de creer como un acto de fe, as√≠ que mediante una hoja de c√°lculo yo he realizado las trasformaciones y est√° todo a punto para comenzar a dibujar la ruta, pero...

¬ŅCual es el origen?, desde donde se ha de comenzar, porque ahora, todo el mundo sabe cual es el meridiano cero (El de Bruja Verde en Inglaterra), pero en esa √©poca no exist√≠a, ¬Ņcual es el cero?; el "Diario" tiene la exxplicaci√≥n¬†"La punta m√°s occidental de la isla de El Hierro". As√≠ que tomar√© ese punto como inicio, y la figura siguiente nos ofrece la gr√°fica de la ruta.

Ruta de Colón en el primer viaje

Esta ruta navega exactamente las leguas que dice el "Diario", deja a la flotilla a 6 leguas de tierra en el momento del "descubrimiento" (frente a las 2 que dice el "Diario") lo que significa que tiene un error inferior al 3 por mil; utiliza las leguas castellanas "de a veinte", explica cuando y porque se usan leguas de 4 millas; y similar a esta ruta es la utilizada por Col√≥n en sus siguientes viajes, y en el resto de expediciones que seg√ļn testigos conduc√≠an hombres ense√Īados a "cartear" por el Almirante.

Si la exactitud matem√°tica confirma la bondad de las hip√≥tesis; si las tradiciones posteriores avalan que la primera sea como la que muestro, si razones historicas documentales que no expongo para no alargar el art√≠culo confirman que el "Diario" est√° escrito "a dos letras" para que nadie pueda saber el camino en modo seguro; si se utilizan los sistemas de medidas de la √©poca y lugar sin acogerse a innecesarios extranjerismos, ¬Ņque impide que la ruta que propongo sea considerada como la ruta real del primer viaje?:

La Historia, esa Historia que se crea en base a errores hechos llegar hasta la opini√≥n p√ļblica, y si no preguntemos al "hombre de la calle": ¬ŅQue, y cuantos, barcos llevaba Col√≥n cuando fu√© a descubrir Am√©rica?, la respuesta de la mayor√≠a ser√° tajante: tres carabelas....., pues no, dos carabelas y una nao.

FUENTES:

  • "Diario de a bordo". fotocopias de los originales de Vtr 6 y 7 de la Biblioteca Nacional.
  • Alvar Manuel. "Diario del Descubrimiento". Ediciones del Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria.. Las Palmas de Gran Canaria. 1976. Edici√≥n fascimil y paleogr√°fica. 2 Vol√ļmenes.
  • Col√≥n, Hern√°ndo.¬†"Historia del Almirante". Historia 16, Madrid, 1984 Edici√≥n: 3¬™.
  • de las Casas Fray Bartolom√©. "Historia de las Indias". Fondo de Cultura econ√≥mica. Mexico 1965. 2¬™ Edici√≥n.
  • Llull, Raimon.¬†"Arbre de Sciencia, Obres de Ramon Llull". Palma de Mallorca 1926. Tomo XIII.
  • Muro Orej√≥n. Antonio.¬†"Pleitos Colombinos". Escuela de estudios Hispano-americanos, Sevilla, 1984 Edici√≥n: 1. 5 Vol√ļmenes.

BIBLIOGRAFIA:

  • Cortesao, A. "Historia da cartograf√≠a portuguesa". Junta de Investigadores de Ultramar. Coimbra 1970.
  • Fall, Yoro K.¬†"L¬īAfrique a la naissance de la cartographie moderne". Karthal√°, Paris, 1987 Edici√≥n: 1.
  • Heers Jacques.¬†"Crist√≥bal Col√≥n.". Fondo de Cultura Econ√≥mica., M√©xico., 1994 Edici√≥n: 1¬™, 1¬™ reimpresi√≥n.
  • Morison, Samuel Eliot. "Admiral of the Ocean Sea". Little, Brown & company. 1954. 1¬™, 7¬™ reimpresi√≥n.
  • Obreg√≥n, Mauricio. "Col√≥n en el mar de los Caribes". Uniandes. Bogot√° 1992. 2¬™ Edici√≥n.
  • Peck, Douglas T.¬†"Reconstruction and analysis of the 1492 Columbu¬īs log".Conference. Society of History of Discoveries, Fort Laudendale, 1988
  • Pickeering, Keith.¬†"The First Voyage Of Columbus".Maine University 1991.
  • Pickeering,¬† Keith.¬†"The navigational Mysteries an Fraudulent Longitudes of Cristopher Columbus". Conferencia 1997 .
  • Rey Pastor, Julio.¬†"La Cartograf√≠a mallorquina". Consejo Superior de Investigacones Cient√≠ficas, Madrid, 1960 Edici√≥n: 1¬™




versió per imprimir

Comentaris publicats

    Afegeix-hi un comentari:

    Nom a mostrar:
    E-mail:
    Genera una nova imatge
    Introdu√Įu el codi de seguretat
    Accepto les condicions d'ús següents:

    Per a participar en els comentaris l'usuari es compromet a complir i acceptar les següents normes bàsiques de conducta:

    • Respectar les opinions de la resta dels participants al fòrum, tot i no compartir-les necessàriament.
    • Abstenir-se d'insultar o utilitzar un llenguatge ofensiu, racista, violent o xenòfob, i no tenir cap conducta contrària a la legislació vigent i a l'ordre públic.
    • No enviar cap contingut amb copyright sense el permís del propietari. Si es considera oportú facilitar continguts d'internet amb copyright, cal escriure la URL completa perquè els altres usuaris puguin enllaçar-hi i descarregar-se els continguts des de la pàgina propietària.
    • Publicitat: No es permet enviar continguts promocionals i/o publicitaris.