23-03-2016  (3766 lectures) Categoria: Articles

Comedieta de Ponza

Abajo

Carta a do√Īa Violante de Prades


√ć√Īigo L√≥pez de Mendoza, marqu√©s de Santillana


[Nota preliminar: presentamos una edici√≥n modernizada de la¬†Carta a do√Īa Violante de Prades, de √ć√Īigo L√≥pez de Mendoza, marqu√©s de Santillana, manuscrito 2655 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca, bas√°ndonos en la edici√≥n de √Āngel G√≥mez Moreno y Maxim P. A. M. Kerkhof (Santillana, √ć√Īigo L√≥pez de Mendoza, Marqu√©s de,¬†Obras completas, Madrid, Fundaci√≥n Jos√© Antonio de Castro, 2002), cuya consulta recomendamos. Con el objetivo de facilitar la lectura del texto al p√ļblico no especializado se opta por ofrecer una edici√≥n modernizada y eliminar las marcas de editor, asumiendo, cuando lo creemos oportuno, las correcciones, reconstrucciones y enmiendas propuestas por G√≥mez Moreno y Kerkhof.]



A la muy noble se√Īora do√Īa Violante de Prades, condesa de M√≥dica y de Cabrera, √ć√Īigo L√≥pez de Mendoza, se√Īor de la Vega, habida informaci√≥n, noticia y conocimiento de vuestra mucha virtud, no poco presto a vuestro mandamiento. Ca, como dice Agustino, muchas veces amamos lo que no vemos; mas lo que no conocemos, no lo podemos amar as√≠ bien. Y tanto como yo puedo me recomiendo a la vuestra nobleza.

Muy noble se√Īora, Palomar, servidor de la casa del Conde y vuestra, me ha dicho que algunas obras m√≠as os han placido; y tanto me certific√≥ que os placen que a√≠na me har√©is creer que son buenas, ca la vuestra muy grande discreci√≥n no es de creer que se pague de cosa no buena.

Muy noble se√Īora, cuando aquella batalla naval acaeci√≥ cerca de Gayeta la cual fue as√≠ grande que despu√©s que el rey Jerjes hizo el puente de naves en el mar Oc√©ano, por ventura tantas y tan grandes fustas no se juntaron sobre el agua, yo comenc√© una obra a la cual llam√©¬†Comedieta de Ponza. Y titulela de este nombre por cuanto los poetas hallaron tres maneras de nombres a aquellas cosas de que hablaron, es a saber: tragedia, s√°tira y comedia. Tragedia es aquella que contiene en s√≠ ca√≠das de grandes reyes y pr√≠ncipes as√≠ como de H√©rcules, Pr√≠amo y Agamen√≥n y otros tales, cuyos nacimientos y vidas alegremente se comenzaron y grande tiempo se continuaron y despu√©s tristemente cayeron. Y de hablar de estos us√≥ S√©neca el mancebo, sobrino del otro S√©neca, en las sus¬†Tragedias, y Juan Bocacio en el libro¬†De casibus virorum illustrium.

Sátira es aquella manera de hablar que tuvo un poeta que se llamó Sátiro, el cual reprehendió muy mucho los vicios y loó las virtudes; y de esta después de él usó Horacio, y aun por esto dijo Dante:


el altro è Oracio satiro qui vène etc.



Comedia es dicha aquella cuyos comienzos son trabajosos y tristes, y despu√©s el medio y fin de sus d√≠as alegre, gozoso y bienaventurado; y de esta us√≥ Terencio Peno, y Dante en el su libro donde primeramente dice haber visto los dolores y penas infernales, y despu√©s el Purgatorio, y alegre y bienaventuradamente despu√©s el Para√≠so. La cual¬†Comedieta, muy noble se√Īora, yo continu√© hasta que la traje en fin. Y certif√≠coos, a fe de caballero, que hasta hoy jam√°s ha salido de mis manos, no embargante que por los mayores se√Īores, y despu√©s por otros muchos grandes hombres, mis amigos de este reino, me sea estada demandada.

Env√≠oosla, se√Īora, con Palomar, y asimismo los ciento¬†Proverbios m√≠os y algunos otros¬†Sonetos que ahora nuevamente he comenzado a hacer al it√°lico modo. Y esta arte hall√≥ primero en Italia Guido Cavalcante, y despu√©s usaron de ella Checo d'Ascholi y Dante, y mucho m√°s que todos Francisco Petrarca, poeta laureado.

Y si algunas otras cosas, muy noble se√Īora, os placen que yo por honor vuestro y de la casa vuestra haga, con infalible fucia os pido por merced, as√≠ como a menor hermano, me escrib√°is. Cuya muy magn√≠fica persona y grande estado Nuestro Se√Īor haya todos d√≠as en su santa protecci√≥n y guarda.

De Guadalajara, a cuatro de mayo, a√Īo de cuarenta y tres.

Comedieta de Ponza

[Nota preliminar: presentamos la edici√≥n de la¬†Comedieta de Ponza, de √ć√Īigo L√≥pez de Mendoza, marqu√©s de Santillana, manuscrito 2655 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca, bas√°ndonos en la edici√≥n de Maxim P. A. M. Kerkhof (Santillana, √ć√Īigo L√≥pez de Mendoza, Marqu√©s de,¬†Comedieta de Pon√ßa. Sonetos al it√°lico modo, Madrid, C√°tedra, 1986), cuya consulta recomendamos. Se opta por mantener las graf√≠as del original eliminando las variantes gr√°ficas no significativas, y por eliminar las marcas de editor, asumiendo, cuando lo creemos oportuno, las correcciones, reconstrucciones y enmiendas propuestas por Kerkhof.]

ArribaAbajoComedieta de Ponza



I

Comienza la Comedieta de Ponza

¬°Oh vos, dubitantes, creed las historias
e los infortunios de los humanales,
e ved si los triunfos, honores e glorias
e grandes poderes son perpet√ľales!
¬°Mirad los imperios e casas reales 5
e c√≥mo Fortuna es super√Įora:
revuelve lo alto en bajo a deshora
e face a los ricos e pobres iguales!


II

Invocación

¬°Oh l√ļcido Jove, la mi mano gu√≠a,
despierta el ingenio, aviva la mente, 10
el r√ļstico modo aparta e desv√≠a,
e torna mi lengua, de ruda, elocuente!
¬°E vos, las hermanas, que cabe la fuente
de Elicón facedes continua morada,
sed todas comigo en esta jornada, 15
porqu'el triste caso denuncie e recuente!


III

Descripción del tiempo

Los campos e mieses ya descoloraban
e los deseados tributos rendían;
los vientos pluviosos las nubes bogaban,
e las verdes frondes el aire temían. 20
Dejado el stilo de los que fingían
met√°foras vanas con dulce locuela,
dir√© lo que priso mi √ļltima cela;
e cómicos oyan si bien los oían.


IV

Al tiempo que salen al pasto o guarida 25
las fieras silvestres e humanidad
descansa o reposa, e la fembra ardida
libró de Oloferne la sacra cibdad,
forzada del sue√Īo la mi libertad,
di√°logo triste e fabla llorosa 30
firió mis orejas, e tan pavorosa
ca solo en pensarlo me vence piedad.


V

Así recordado, miré do sonaba
el clamoso duelo, e vi cuatro donas
cuyo aspecto e fabla muy bien denotaba 35
ser cuasi deesas o magnas personas,
vestidas de negro e, a las tres, coronas,
llamando a la muerte con tantas querellas
que dubdo si fueron tan grandes aquellas
que Ovidio toca de las tres Gorgonas. 40


VI

Blasón de armas

Tenían las manos sinistras firmadas
sobre sendas tarjas de rica valía,
en las cuales eran armas entalladas,
que bien demostraban su grand nombradía;
la una de perla el campo traía 45
con una lisonja de claro rubí;
de fina estupaza1, así mesmo vi
en ella esculpido con grand maestría,


VII

un fuerte castillo, e su finestraje
e puertas obrado de mazonería, 50
de zafir de oriente, que a todo visaje,
mirándolo fijo retrocedería;
e cuatro leones en torno diría
de neta matista, fieros e rompientes.
Pues, lector discreto, si d'esto algo sientes, 55
recordarte debe su genealogía.


VIII

La segunda tarja de un balajo ardiente
era e de amarilla gema pomelada,
cuyo nombre dije non t√°citamente;
e cada cual poma con nudos ligada, 60
de verde carbunclo, al medio esmaltada.
La tercera e cuarta castillo e león
eran a cuarteles; e dejo el blasón,
ca nuestra materia non es comenzada.


IX

Invocación

¬°Pues fabla t√ļ, Cirra, e Nisa responda, 65
en el rudo pecho exhortando a pleno;
disuelva Polimia la cuerda a la sonda,
ca fondo es el lago e bajo el terreno!
Nin sé tal sentido en humano geno
que sin tal subsidio pueda colegir 70
tan alta materia, nin la describir,
servado el estilo con temprado freno.


X

Micer Jo√°n Bocacio de Certaldo, ilustre poeta florentino

Aprés de las cuales vi más un varón
en h√°bito honesto, mas bien arreado,
e non se ignoraba la su perfección, 75
ca de verde lauro era coronado.
Atento escuchaba, cortés, inclinado
a la m√°s antigua, que aquella fablaba;
quien vio las sus quejas e a quien las narraba,
de cómo ya vive soy maravillado. 80


XI

Fabla la seren√≠sima reina de Arag√≥n do√Īa Leonor

Aquella muy manso fablaba, diciendo:
¬ę¬ŅEres t√ļ, Bocacio, aquel que tract√≥
de tantas materias, ca yo non entiendo
que otro poeta a ti se egualó?
¬ŅEres t√ļ, Bocacio, el que copil√≥ 85
los casos perversos del curso mundano?
Se√Īor, si t√ļ eres, apresta la mano,
que non fue ninguna semblante que yo.¬Ľ


XII

Fabla la se√Īora reina de Navarra

Al modo que cuentan los nuestros actores
que la triste nuera del rey Laumedón 90
narraba sus casos de acerbos dolores,
fabló la segunda, con grand turbación,
diciendo: ¬ęPoeta, non es opini√≥n
de gentes que puedan pensar nin creer
el nuestro infortunio, nin menos saber 95
las causas de nuestra total perdici√≥n.¬Ľ


XIII

Fabla la se√Īora reina de Arag√≥n reinante

Con tanta inocencia como fue traída
la fermosa virgen, de quien fabla Guido,
al triste holocausto del puerto d'Aolida,
fabló la tercera, tornada al sentido, 100
el cual con la fabla le era fuído,
diciendo: ¬ęBocacio, la nuestra miseria,
si fablar quisieres, m√°s digna materia
te ofresce de cuantas t√ļ has escribido.¬Ľ


XIV

Fabla la se√Īora infante do√Īa Catalina quej√°ndose de la Fortuna e loa los oficios bajos e serviles

Non menos fermosa e m√°s dolorida 105
que la Tir√Įana, cuando al despedir
de los ilioneos e vio recogida
la gente a las naves en son de partir,
la lengua despierta la cuarta a decir
comenz√≥: ¬ęPoeta, mi mala fortuna 110
non pienses de agora, mas desde la cuna
jam√°s ha cesado de me perseguir.


XV

¬ĽHumanas son tigres e fieras leonas
con nuevos cadillos, e virgo piadosa
aquella Elenesa que a las amazonas 115
pensó facer libres por lid sanguinosa;
tractable es Caribdi e non espantosa,
segund me contracta esta adversa rueda,
a quien non sé fuerza nin saber que pueda
foir al su curso e sa√Īa rabiosa. 120


XVI

¬Ľ¬°Benditos aquellos que con el azada
sustentan su vida e viven contentos,
e, de cuando en cuando conocen morada
e sufren pascientes las lluvias e vientos!
Ca estos non temen los sus movimientos, 125
nin saben las cosas del tiempo pasado,
nin de las presentes se facen cuidado,
nin las venideras do han nascimientos.


XVII

¬Ľ¬°Benditos aquellos que siguen las fieras
con las gruesas redes e canes ardidos, 130
e saben las trochas e las delanteras
e fieren del arco en tiempos debidos!
Ca estos por sa√Īa non son comovidos,
nin vana cobdicia los tiene subjectos;
nin quieren tesoros nin sienten defectos, 135
nin turban temores sus libres sentidos.


XVIII

¬Ľ¬°Benditos aquellos que cuando las flores
se muestran al mundo deciben las aves,
e fuyen las pompas e vanos honores,
e ledos escuchan sus cantos s√ľaves! 140
¬°Benditos aquellos qu'en peque√Īas naves
siguen los pescados con pobres traínas!,
ca estos non temen las lides marinas,
nin cierra sobr'ellos Fortuna sus llaves.¬Ľ


XIX

Responde Jo√°n Bocacio a las se√Īoras reinas e infante

¬ęIlustre Regine, de chui el aspecto 145
dimostra grand sangho e magnificencia,
io vegno d'al loco ou'e lo dilecto
e la eterna gloria e suma potenzia.
Vegno chiamato de vostra excelencia,
cha'l vostro plachire e remaricare 150
m'a facto si tosto partire e cuytare,
lassato lo celo a vostra obediencia.


XX

¬ĽIo vegio li vostri senbianti cotali
che ben demostrate esser molestate
di cuella Regina che fra li mortali 155
regi e judica, de jure e de facte.
Vejamo li casi e co que narrate,
e vostri infortunii con tanti perversi,
cha presto serano prose, rime e versi
a vostro piachire; e accio comandate.¬Ľ 160


XXI

La narraci√≥n que face la se√Īora reina do√Īa Leonor madre de los reyes a Jo√°n Bocacio

E como varones de noble senado
se honran e ruegan queriendo fablar,
así se miraron de grado en grado,
non poco tardaron en se convidar.
Mas las tres callaron e dieron logar 165
a la m√°s antigua que aquella fablase
e su fuerte caso por orden contase,
la cual, aceptando, comenzó a narrar:


XXII

¬ęA m√≠ non convienen aquellos favores
de los vanos dioses, nin los invocar, 170
que vos, los poetas e los oradores
llamades al tiempo de vuestro exhortar;
ca la justa causa me presta logar,
e maternal rabia me far√° elocuente,
porque a ti, preclaro e var√≥n sc√Įente, 175
explique tal fecho que puedas contar.


XXIII

¬ĽDe g√≥tica sangre fui yo producida
al mundo e de línea bienaventurada,
de reyes e reinas cr√Įada e nudrida,
e de nobles gentes servida e honrada; 180
e de la Fortuna así contractada
que rey en infancia me dio por marido,
católico, sabio, discreto e sentido,
de quien amadora me fizo e amada.


XXIV

¬ĽDe nuestra simiente e generaci√≥n 185
conviene que sepas e sus cualidades,
ca fijos e fijas de grand discreción
hobimos, e amigos de todas bondades.
Dotolos Fortuna en nuevas edades
así de sus dones que por justas leyes 190
en muy poco tiempo vi los cuatro reyes,
e dos titulados de asaz dignidades.¬Ľ


XXV

El se√Īor rey de Arag√≥n

¬ę¬ŅPues qu√© te dir√© del fijo primero,
cruel adversario de torpe avaricia?
Ca este se puede rey e caballero 195
llamar, e lucero de bello e milicia.
En este prudencia, tempranza e justicia
con grand fortaleza habitan e moran;
a este las otras virtudes adoran
bien como a Diana las due√Īas de Sicia. 200


XXVI

¬ĽEste desd'el tiempo de su pu√ęricia
amó las virtudes e amaron a él;
venció la pereza con esta cobdicia
e vio los preceptos del Dios Hemanuel.
Sinti√≥ las visiones de Ezequ√Įel 205
con toda la ley de sacra doctrina;
pues, ¬Ņqui√©n sopo tanto de lengua latina?,
ca dubdo si Maro eguala con él.


XXVII

¬ĽLas s√≠labas cuenta e guarda el acento
producto e correpto; pues en geumetría 210
Euclides non hobo tan grand sentimiento,
nin fizo Atalante en astrología;
oyó los secretos de filosofía
e los fuertes pasos de naturaleza;
obtuvo el intento de la su pureza 215
e profundamente vio la poesía.


XXVIII

¬ĽLas sonantes cuerdas de aquel Anf√Į√≥n
que fueron de Tebas muralla e arreo,
jamás no hobieron tanta perfección
como los sus cursos melifluos, yo creo. 220
Pues de los m√°s sabios alguno non leo
nin jamás he visto que así los entienda;
de su grand locuela resciben emienda
los que se coronan del √°rbol laureo.


XXIX

¬ĽEste, deseoso de la duradera 225
o perpetua fama, non dubdó elegir
el alto ejercicio de vida guerrera,
que a los militantes aun face vivir;
este la su espada ha fecho sentir
al grand Africano con tanta virtud 230
que los pies equinos le fueron salud,
dejando los litos, fuyendo el morir.


XXX

¬Ľ¬ŅPor qu√© me detengo agora en fablar,
e dejo mil otras victorias primeras?
Ca este, forzando las ondas del mar, 235
obtuvo de Italia muy grandes riberas;
este manifiestas puso sus banderas
por todos los muros de los marsellanos;
este fue cometa de napolitanos
e sobr√≥ sus artes e cautas maneras.¬Ľ 240


XXXI

El se√Īor rey de Navarra

¬ęEn cuanto al primero aqu√≠ fago pausa,
non porque me faltan loores que cuente,
mas por cuanto veo prolija la causa
e pro trabajosa a m√≠, non sc√Įente.
E vengo al segundo: que non tan valiente 245
en armas fue Ceva, nin fizo Domicio;
si Marco lo viera, dejando a Fabricio,
a él escribiera con pluma elocuente.


XXXII

¬ĽArquiles armado non fue tan ligero,
nin fue Alexandre tal cabalgador, 250
jam√°s es fallado sinon verdadero,
egual, amoroso, cauto, sofridor;
m√°s quiere ser dicho que honrado, honrador,
e muy m√°s que fiero, benigno e piadoso;
este de clemencia es silla e reposo, 255
e de los aflictos muro e defensor.


XXXIII

¬ĽEste los selvajes sigui√≥ de Diana,
e sabe los colles de Monte Rifeo;
corrió las planezas de toda Espartana,
e los fondos valles del grand Perineo. 260
La selva nombrada do venció Teseo
el neptunal toro, terror de las gentes,
este la ha follado con pies diligentes,
e sobra en trabajos al muy grand Oeteo.¬Ľ


XXXIV

El se√Īor infante don Enrique

¬ęAs√≠ del segundo me paso al tercero, 265
en grand fermosura egual a Absalón,
gracioso, placiente, de sentir sincero,
ardid, reposado, subjecto a razón;
non me pienso Orfeo tanta perfección
obtuvo del canto, nin tal sentimiento; 270
este de Dios solo ha fecho cimiento,
e sigue las v√≠as del justo var√≥n.¬Ľ


XXXV

El se√Īor infante don Pedro

¬ęVengamos al cuarto, segundo Mag√≥n,
estrenuo, valiente, fiero e belicoso,
magnífico, franco, de grand corazón, 275
gentil de persona, afable, fermoso;
su dulce semblante es tan amoroso
que non es bastante ninguna grand renta
a suplir defectos, segund él contenta
al militar vulgo, pero trabajoso.¬Ľ 280


XXXVI

La muy magn√≠fica se√Īora do√Īa Mar√≠a reina de Castilla

¬ęCuanto a los varones aqu√≠ sobreseo
e paso a la insigne mi fija primera,
de los humanales corona e arreo,
e de las Espa√Īas claror e lumbrera;
esta se demuestra, como primavera 285
entre todo el a√Īo, cerca las m√°s bellas,
e cual feba lumbre entre las estrellas,
e aprés fontanas fecunda ribera.


XXXVII

¬ĽEsta de los dioses paresce engendrada,
e con las celícolas formas contiende 290
en egual belleza, non punto sobrada,
ca non es fallado que en ella se emiende.
Si la jerarquía en esto se ofende,
a mí non increpen, pues soy inculpable,
ca razón me fuerza e face que fable, 295
e de todo blasmo mi fablar defiende.


XXXVIII

¬ĽEsta de Sibilla del su nascimiento
fue jamás nodrida, fasta la sazón
que, como decena, por merescimiento
es ya del colegio del monte Elicón. 300
Esta, como fija, succede a Catón,
e siente el secreto de sus anforismos;
esta de los cielos fasta los abismos
comprende las cosas e sabe qué son.


XXXIX

¬ĽA esta consiguen las siete doncellas 305
que suso he tocado en otro logar,
e le van en torno bien como centellas
que salen de flama o ríos de mar:
las tres son aquellas que facen bogar
en el paraíso al ánima digna, 310
e las cuatro aquellas a quien la doctrina
de Cato nos manda por siempre observar.


XL

¬ĽYo non fago dubda que si de Catulo
hobiese la lengua o virgil√Įana,
e me socorriesen Proporcio e Tibulo, 315
e Libio, escribiente la gesta romana,
atarde podría, nin Tulio, que explana
e cendra los cursos del gentil fablar,
con pluma abondosa decir e notar
cu√°nto de virtudes es fija cercana.¬Ľ 320


XLI

La se√Īora reina do√Īa Leonor reina de Portogal

¬ęLa √ļltima fija non pienso la prea
o griega rapina fuese m√°s fermosa,
nin fugitiva e casta Penea
tan lejos de vicios, nin m√°s virt√ľosa;
la su clara fama es tan glor√Įosa 325
que bien es difícil en tan nueva edad
vencer las pasiones de humanidad,
e ser en bondades tanto cop√Įosa.


XLII

¬ĽEstos, poseyendo las grandes Espa√Īas
con muchas regiones que son al poniente, 330
del fin de la tierra fasta las monta√Īas
que parten los galos de la nuestra gente;
el curso celeste, que de continente
face e desface, abaja e prospera,
bien como adversario, con vuelta ligera, 335
firi√≥ sus poderes con plaga nuciente.¬Ľ


XLIII

De c√≥mo la se√Īora reina madre de los reyes recuenta a Jo√°n Bocacio algunas se√Īales que hobo del su infortunio

¬ęNon pienses, poeta, que ciertas se√Īales
e sue√Īos diversos non me demostraron
los da√Īos futuros e vinientes males
de la real casa segund que pasaron; 340
que las tristes voces del b√ļho sonaron
por todas las torres de nuestra morada,
do fue vista Iris, deesa indignada,
de quien terrescieron los que la miraron.


XLIV

¬ĽAs√≠ fatigada, turbada e cuidosa, 345
temiendo los fados e su poderío,
a una arboleda de frondes sombrosa,
la cual circundaba un fermoso río,
me fui por deporte, con grand atavío
de muchas se√Īoras e due√Īas notables; 350
e como entre aquellas hobiese de afables,
por dar cualque venia al ánimo mío,


XLV

¬Ľfablaban novelas e placientes cuentos,
e non olvidaban las antiguas gestas
do son contenidos los avenimientos 355
de Mares e Venus, de triunfos e fiestas;
allí las batallas eran manifiestas
de Troya e de Tebas, segund las cantaron
aquellos que Apolo se recomendaron
e dieron sus plumas a fablas honestas. 360


XLVI

¬ĽAll√≠ se fablaba de Proteselao
e cómo tomara el puerto primero;
allí del oprobrio del rey Menelao,
allí de Tideo, el buen caballero,
allí de Medea, allí del Carnero, 365
allí de Latona, allí de Fitón,
all√≠ de D√Įana, all√≠ de Ante√≥n,
allí de Mercurio, sotil mensajero.


XLVII

¬ĽAll√≠ se fablaba del monte Pernaso
e de la famosa fuente de Gorgón, 370
e del alto vuelo que fizo Pegaso,
contando por orden toda su razón;
e todo el enga√Īo que fizo Sin√≥n
allí se decía, como por enjemplo,
e de las serpientes vinientes al templo, 375
e c√≥mo se priso el grand Il√Į√≥n.


XLVIII

¬ĽAll√≠ se tocaba del gentil Narciso,
allí de Medusa, allí de Perseo,
allí maltractaban la fija de Niso,
allí memoraban la lucha de Anteo, 380
all√≠ de la muerte del ni√Īo Androgeo,
allí de Pasife el testo e la glosa,
all√≠ recitaban la sa√Īa rabiosa
e la comovida ira de Penteo.


XLIX

¬ĽYa de los temores cesaba el combate 385
al √°nimo aflicto, e yo reposaba
segura e quieta; de ningund rebate
nin otro infortunio ya me temoraba.
E como la lumbre febal se acostaba,
levanteme leda con mi compa√Ī√≠a, 390
e por la floresta fecimos la vía
del real palacio donde yo habitaba.


L

¬ĽMostrado se hab√≠a el carro estrellado,
e la mi compa√Īa, licencia obtenida,
el dulce reposo buscaban de grado; 395
e yo retraíme facia la manida,
en la cual, sobrada del sue√Īo e vencida,
non sé si la nombre fantasma o visión,
me fue demostrada tal revelación
cual nunca fue vista nin pienso fingida. 400


LI

Cap√≠tulo do se recuenta el sue√Īo de la se√Īora reina madre de los reyes

¬ĽYo vi de Macrobio, de Guido e Valerio
escriptos los sue√Īos que algunos so√Īaron,
los cuales denotan insigne misterio,
segund los efectos que de sí mostraron;
pues oyan atentos los que se admiraron 405
e de tales casos ficieron mención,
ca non será menos la mi narración,
mediante las musas, que a ellos guiaron.


LII

¬ĽObscura tiniebra ten√≠a aquedada
la gente, en el tiempo que a mí parescía 410
qu'en peque√Īa barca me v√≠a cercada
del lago espantoso que me combatía;
non creo las ondas de ponto Galía
ninguna otra nave así combatieron,
nin egual tormenta los teucros sintieron 415
al tiempo que Juno más los perseguía.


LIII

¬ĽNon vi yo a Neptuno en carro dorado
andar por el agua, como se recuenta,
cuando, de la madre de Amor implorado,
la flota dardania libró de tormenta; 420
mas Tetis deesa, non punto contenta,
fendida la fusta e sus oquedades,
e juntas con ella las divinidades
del mar, aumentaban la mi sobrevienta.


LIV

¬ĽAll√≠ fueron sueltos los fijos de Equina 425
e de sus entra√Īas sal√≠an irados,
cercaban en torno toda la marina
e la navecilla de entramos los lados;
cubrían las vagas sus bajos tillados,
e Céfiro e Noto con su grand secuela 430
quebraban el árbol, rompían la vela,
e daban mis carnes a todos pescados.

 







versió per imprimir

Comentaris publicats

    Afegeix-hi un comentari:

    Nom a mostrar:
    E-mail:
    Genera una nova imatge
    Introdu√Įu el codi de seguretat
    Accepto les condicions d'ús següents:

    Per a participar en els comentaris l'usuari es compromet a complir i acceptar les següents normes bàsiques de conducta:

    • Respectar les opinions de la resta dels participants al fòrum, tot i no compartir-les necessàriament.
    • Abstenir-se d'insultar o utilitzar un llenguatge ofensiu, racista, violent o xenòfob, i no tenir cap conducta contrària a la legislació vigent i a l'ordre públic.
    • No enviar cap contingut amb copyright sense el permís del propietari. Si es considera oportú facilitar continguts d'internet amb copyright, cal escriure la URL completa perquè els altres usuaris puguin enllaçar-hi i descarregar-se els continguts des de la pàgina propietària.
    • Publicitat: No es permet enviar continguts promocionals i/o publicitaris.