09-05-2014  (3142 lectures) Categoria: Leonardo

La Santa Cena de Solsona y Leonardo

En mi libro Los mensajes ocultos de Leonardo da Vinci expongo al p√ļblico una teor√≠a que en un buen principio puede parecer descabellada: Leonardo se inspir√≥ en una oscura obra del g√≥tico catal√°n rural para concebir La √öltima Cena de Santa Maria delle Grazie, en Mil√°n (hacia 1495).

En este art√≠culo pretendo demostrar que Leonardo debi√≥ tomar notas de la Santa Cena de Pere Teixidor (hacia 1430), hoy en d√≠a en el Museo Diocesano de Solsona, pero hasta principios del siglo XX en una capilla de Santa Constan√ßa de Linya, cerca de Nav√®s. ¬ŅC√≥mo es posible que pudiera haber contemplado este ejemplo de arte rural catal√°n, situado en un lugar apartado de la Catalu√Īa central? M√°s abajo expongo una hip√≥tesis que convierte en veros√≠mil esta posibilidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparativa entre la Santa Cena de Solsona (1430) y La √öltima Cena de Leonardo (1495).

Similitudes iconogr√°ficas

En Los mensajes ocultos de Leonardo da Vinci desarrollo este tema con detalle. Entre otras cosas digo:

Se trata de una predela, a la que le falta un trozo rectangular en la parte central. En esta imagen se mezclan dos escenas diferentes de los Evangelios. Por un lado la celebraci√≥n de la Santa Cena, en Pascua, y por otro, el lavatorio por parte de Mar√≠a Magdalena de los pies de Cristo; hecho que habr√≠a tenido lugar en la casa de Sim√≥n, seg√ļn Lucas 7:36-50.

Continuemos. Judas, con aspecto judaizante, le reprocha su actitud a Mar√≠a Magdalena. Juan (con una apariencia y una postura muy similar a la de la Magdalena) est√° recostado delante de Cristo, el cual mantiene una pose de Pantocr√°tor (o Cosmocr√°tor, puesto que sujeta con su mano izquierda un globo terrestre, y con la derecha est√° en actitud de bendecir). Los halos (aureolas) s√≥lo son visibles en los casos de Magdalena, san Juan y Cristo. √Čstos est√°n alineados, a unas distancias casi equidistantes. El resto de los ap√≥stoles tienen unas aureolas imperceptibles.

Cristo est√° sentado en un sitial; pero, cosa extra√Īa, √©ste dispone de dos ventanas (una a cada lado). La mesa es alargada, y est√° sostenida por dos caballetes. El mantel (blanco) tiene cenefas en los extremos. La vajilla est√° esmaltada con mensajes de contenido mariano (seg√ļn parece, pertenecer√≠a a la serie del Ave Mar√≠a dentro de los grupos de cer√°mica de Manises). Los ap√≥stoles se alinean en el fondo de la mesa, excepto Judas (que est√° de pie). Debajo de la mesa vemos dos gatos y un perro.

La Santa Cena de Solsona no es diferente de otros cen√°culos, que podemos hallar tanto dentro como fuera de Catalu√Īa. Seg√ļn el cat√°logo oficial del Museo Diocesano y Comarcal de Solsona, encontramos a la Magdalena en La √öltima Cena de la iglesia de San Juan de Daroca, en el t√≠mpano de Neully en Dojon, o en el Manuscrito de las Horas de Tur√≠n (folio 58), del Maestro del Bautista.

Lo que tiene de especial esta predela es que, ¬°se parece demasiado a La √öltima Cena de Leonardo! Observemos la comparativa: 1) como en la Santa Cena de Solsona, al Cen√°culo de Leonardo le falta un trozo rectangular, con el mismo tama√Īo relativo y en la misma posici√≥n; 2) la mesa es alargada y se sostiene asimismo sobre dos caballetes; 3) el mantel tiene unas grecas pr√°cticamente id√©nticas (l√≠neas y dameros); 4) la Magdalena aparece en el Cen√°culo de Leonardo, pero confundida con san Juan Evangelista; 5) la vajilla es muy parecida (es a√ļn m√°s evidente en el plato grande que hay delante de Jes√ļs); 6) en torno a Cristo hay dos ventanucos (y otro detr√°s), como en el sitial de la Santa Cena de Solsona; 7) los dos Judas son oscuros y judaizantes; 8) en los dos casos, vemos sendos ap√≥stoles que dan la espalda a Cristo, en la pen√ļltima posici√≥n a la derecha; y 9) como en La √öltima Cena de Leonardo, la figura de Jes√ļs forma un tri√°ngulo, aunque en la de Solsona tiene como base el trozo arrancado de la predela, como lado izquierdo los personajes de Mar√≠a Magdalena y Juan, y como lado derecho a Judas (agradezco esta observaci√≥n al escritor Jes√ļs √Āvila Granados).

Se me dirá que, a diferencia de la de Solsona, en La Última Cena de Leonardo Judas está en el mismo lado de la mesa que el resto de los apóstoles, y que Juan no está recostado. A ello respondo que en un estudio previo de su Cenáculo, Judas estaba en el lado opuesto de la mesa, y Juan dormía (debo esta observación a Francesc Manzanera, licenciado en Historia del Arte).

 

 

 

 

 

 

Comparativa entre la Santa Cena de Solsona (1430) y La √öltima Cena de Leonardo (1495). Detalle.

Sin comparamos el pantocr√°tor de la Santa Cena de Solsona con una obra de taller de Leonardo, su Salvator Mundi, hallaremos a√ļn m√°s coincidencias:

Si comparamos el Jes√ļs-Pantocr√°tor de la Santa Cena de Solsona con el Salvator Mundi atribuido a Leonardo, encontraremos unas semejanzas ciertamente llamativas. En primer lugar, los gestos: el Salvator Mundi de Leonardo sostiene una esfera cristalina con la mano izquierda y bendice con la derecha. Pero fij√©monos sobre todo en su barba: como la de la Santa Cena de Solsona, es doble. √Čste es un detalle caracter√≠stico del g√≥tico catal√°n: tanto en los temas profanos, como en los evang√©licos, los hombres lucen barba partida. Y es que adem√°s la mirada inexpresiva, y sobre todo el rictus de la boca del Salvator Mundi, son muy parecidos a los del Jes√ļs de la Santa Cena de Solsona. Si todas estas similitudes fueran producto de la coincidencia, la situaci√≥n ser√≠a muy desconcertante.

 

 

 

 

 

 

Comparativa del pantocrátor de Santa Constança de Linya i del Salvator Mundi del taller de Leonardo.

Un detalle de la Santa Cena de Solsona llama especialmente la atenci√≥n. Debajo de la mesa vemos dos gatos y un perro. Desde mi punto de vista, estos animales dejan entrever un mensaje oculto que explico con m√°s detalle en mi libro¬†Los mensajes ocultos de Leonardo da Vinci. Aqu√≠ me limitar√© a se√Īalar que, desde mi punto de vista, este ardid iconogr√°fico esconde una alusi√≥n a la persecuci√≥n de los dominicos (domini cani, el perro) sobre los c√°taros (los dos gatos). El resto de la lectura iconogr√°fica y simb√≥lica del cuadro de Solsona refuerza esta tesis, pero ahora no estoy en disposici√≥n de profundizar en este tema.

 

 

 

 

 

 

Detalles del ajuar

Es desde luego posible que Leonardo hubiese tenido acceso a obras inspiradas en el g√≥tico catal√°n semejantes a la Santa Cena de Solsona, o al Salvator Mundi de Pere Teixidor. O bien al contrario, a obras italianas del siglo XIV que inspirasen a los citados artistas catalanes. Pero por m√°s que las he buscado, no las he encontrado. Detalles como la forma de la mesa, los caballetes, el mantel y el trozo de tabla que falta en el Cen√°culo de Solsona lo convierten en un caso √ļnico.

El art√≠culo de Rosa Carretero Pe√Īa, Elisenda Casanova i Querol, y Maribel Gonz√°lez i Llobet, titulado "El parament de la taula a la pintura g√≤tica de retaules" (editado en Primer Col.loqui d'Hist√≤ria de l'Alimentaci√≥ a la Corona d'Arag√≥), nos puede dar una idea del nivel de equivalencias del fresco de Leonardo, en comparaci√≥n con la predela del Museo Diocesano de Solsona.

Empecemos por la mesa. √Čsta es alargada, y est√° sostenida por caballetes. En la pintura g√≥tica catalana las mesas alargadas suponen el 76 por ciento de los casos estudiados. Los caballetes (llamados "borriquetas") son abundant√≠simos. Los encontramos en el 64 por ciento de las representaciones, y son independientes de la mesa. Por lo que se refiere al mantel, en la pintura catalana √©ste es decorado, en pr√°cticamente la totalidad de los casos, por cenefas de diferentes motivos, como as√≠ sucede en el mural de Leonardo, as√≠ como en la pintura de Solsona. En ambos casos podemos ver que estas decoraciones se hallan en ambos extremos de la mesa, siguiendo l√≠neas paralelas.

Otros aspectos significativos son el gran plato central y los vasos. El primero recibe un nombre muy caracter√≠stico en la pintura g√≥tica catalana. Se llama servidora, o t√†bach. La encontramos en un 53 por cientos de los casos. Sol√≠a estar muy decorada, y se empleaba para servir alimentos cocinados o dulces. En la √öltima Cena de Leonardo y en la Santa Cena de Solsona se hallan colocados en el mismo lugar. Otro aspecto que llama la atenci√≥n es la ausencia de copas en la obra de Leonardo. En la pintura g√≥tica catalana se pueden encontrar pocos ejemplos en los que la bebida se sirva en vasos de vidrio (un 10 por ciento de los casos). Sin embargo, en la Santa Cena de Solsona el vino es servido en copas. √Čste es un detalle diferencial importante.

María Magdalena versus Juan Evangelista

Uno de los aspectos que han generado más polémica en la Última Cena de Leonardo es la confusión -desde mi punto de vista deliberada- de San Juan Evangelista con la Magdalena. Aquél, desde cualquier punto de vista, tiene la figura, y hasta el contorno, de una mujer. Muy probablemente, como expuse más arriba, pretenda representar a María Magdalena, que aquí asume un papel protagonista: el de primer apóstol de Cristo, autora de su propio Evangelio (el Evangelio de María Magdalena).

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalle de La Última Cena. María Magdalena en lugar de San Juan Evangelista.

Esta escena llama la atenci√≥n por dos motivos. En primer lugar, porque la Magdalena usurpa la funci√≥n del "disc√≠pulo amado de Jes√ļs", Juan Evangelista. Es notorio el hecho de que en la iconograf√≠a catalana Mar√≠a Magdalena es representada en numerosas ocasiones leyendo su propio Evangelio. Como sucede en esta pintura de la catedral de Girona:

 

 

 

 

 

 

 

 

Magdalena Leggente en Girona. Est√° leyendo su propio Evangelio.

El Evangelio gnóstico de María Magdalena era empleado habitualmente por beguinos y por cátaros catalanes y occitanos. Pero otro hecho nos llama la atención. En la pintura de Leonardo, Pedro está amenazando a María Magdalena, otro motivo gnóstico (y cátaro), que podemos hallar en el Evangelio de Tomás, en el de María Magdalena, o en la Pistis Sophia:

"[Pedro:] Que se aleje María [Magdalena] de nosotros, pues las mujeres no son dignas de la Vida" (Evangelio de Tomás).

"Pedro dice: ¬ęPero es que, preguntado el Se√Īor por estas cuestiones, ¬Ņiba a hablar a una mujer ocultamente y en secreto para que todos (la) escuch√°ramos? ¬ŅAcaso iba a querer presentarla como m√°s digna que nosotros?¬Ľ" (Evangelio de Mar√≠a Magdalena).

"Mi Se√Īor, mi mente est√° siempre dispuesta a atender, y en todo momento a adelantarse a dar la soluci√≥n de las palabras que has pronunciado; pero tengo temor de Pedro porque √©l me amenaz√≥ y odia nuestro sexo" (Pistis Sophia).

En la Pistis Sophia Juan es segundo en las preferencias de Jes√ļs. √Čste dice: "Juan, el puro, que reinar√°s en el Reino de la luz". Sobre Juan y la Magdalena, Jes√ļs afirma en un momento dado: "Donde yo est√©, all√≠ estar√°n tambi√©n mis doce ministros, pero Mar√≠a Magdalena y Juan el virginal sobresaldr√°n sobre todos mis disc√≠pulos y sobre todos los que reciban los misterios en el Inefable. Y estar√°n a mi derecha y a mi izquierda. Y yo soy ellos, y ellos son yo". Recordemos que en La √öltima Cena Juan y Magdalena est√°n confundidos, y se sit√ļan a la derecha de Jes√ļs.

En la iconografía catalana hay numerosos ejemplos en los que Juan Evangelista y María Magdalena son prácticamente confundidos (si no identificados). Aquí presento dos:

 

 

 

 

 

Santes Creus, Tarragona.

 

 

 

 

 

 

 

 

Santa Anna, Barcelona.

En ciertos casos, la figura de la Magdalena aparece embarazada del que sería el hijo (o la hija, de nombre Sara) de Jesucristo:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santes Creus, Tarragona.

Seg√ļn la tradici√≥n en Catalu√Īa y Occitania, la animadversi√≥n -cuando no el simple odio- de Pedro hacia Mar√≠a Magdalena, expresada por Leonardo en La √öltima Cena en la amenaza que aqu√©l le hace, le oblig√≥ a exiliarse al Sur de Francia. Existen tres lugares que se precian de haberla recibido: Saintes Maries de la Mer, Leucate (cerca de Perpi√Ī√°n) o bien Marsella. En el siguiente retablo, de Pere Mas (1526), en la catedral de Girona, se ve la llegada de Mar√≠a Magdalena, embarazada, al puerto de Marsella. Esta tradici√≥n ser√≠a heredada por el movimiento c√°taro del lugar (recordemos el detalle de los gatos en la Santa Cena de Solsona).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

María Magdalena llega al puerto de Marsella. Retablo de Pere Mas (1526). Catedral de Girona.

¬ŅC√≥mo pudo conocer Leonardo la Santa Cena de Solsona?

En mi libro Los mensajes ocultos de Leonardo da Vinci desarrollo una hipótesis que explicaría cómo Leonardo podría haber llegado a este remoto punto de la geografía catalana.

En resumen, podr√≠amos explicarlo de la siguiente manera. Si nos fijamos en su c√©lebre Alegor√≠a de la Navegaci√≥n, Leonaro nos presenta un pictograma con un mensaje oculto. Aqu√≠ lo que parece -seg√ļn se mire- un toro o un lobo, se dirige en un barco de una orilla (¬ŅItalia?) a otra (¬Ņla costa catalana?). Pero me llama la atenci√≥n un detalle concreto. El m√°stil de la nave es un olivo arrancado. All√≠ cuelga la vela. Si unimos ambas palabras tenemos Olivo m√°s Vela; es decir, Olivela. Los Olivella son una antigua familia catalana que tienen como blas√≥n, precisamente, un olivo arrancado. En ocasiones aparecen con el nombre Solivella (siendo la "s" una forma antigua del art√≠culo "el-la"; as√≠ tendr√≠amos "la Olivella").

 

 

 

 

 

 

 

 

La Alegoría de la Navegación de Leonardo.

Se da la circunstancia de que en el monasterio de Montserrat, en el a√Īo 1484 (seg√ļn los Anales de Montserrat de Benet Ribas i Calaf), hab√≠a un monje llamado Benedictus Solivella.

 

 

 

 

 

 

 

Benedictus Solivella en los Anales de Montserrat (a√Īo 1484).

Tuve la ocasión de investigar sobre este antiguo apellido, y se da la circunstancia de que existe un linaje catalán que habita una casa con el nombre "mas Olivella" en un lugar no muy lejano de la ciudad de Solsona. A escasa distancia de dicha masía encontramos la capilla gótica de Santa Constança de Linya, donde estaba expuesta la Santa Cena de Solsona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santa Constan√ßa de Linya. A√ļn se conservan las marcas de la presencia de la Santa Cena en este lugar.

En la residencia de los Olivella, masía que data al menos del siglo X, vemos unos ventanales, en el antiguo comedor, que son extremadamente similares a los de la Última Cena de Leonardo:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ventanales en mas Olivella, similares a los de la √öltima Cena de Leonardo.

En definitiva, en su primer viaje a Montserrat, Leonardo da Vinci habr√≠a trabado amistad con Benedictus Solivella, quien le habr√≠a invitado a conocer a su familia en las proximidades de Solsona. All√≠ habr√≠a dado con un ejemplar caracter√≠stico del arte g√≥tico catal√°n. Con una carga simb√≥lica e iconogr√°fica heterodoxa (por no decir her√©tica) dicha predela habr√≠a sido recluida en una peque√Īa capilla alejada de los n√ļcleos de poblaci√≥n. Para Leonardo, la Santa Cena de Solsona habr√≠a sido todo un descubrimiento, que habr√≠a influido en su vida y en su obra.

En definitiva, Leonardo podr√≠a haber accedido en Catalu√Īa a un conocimiento secreto que dar√≠a pie a algunas de sus especificidades, como la androginia, que plasm√≥ una y otra vez en sus cuadros. La identificaci√≥n Juan/Magdalena es un ejemplo. El embarazo de la Magdalena, un tema t√≠pico en Catalu√Īa y en el Sur de Francia, podr√≠a inspirar la iconograf√≠a de su obra de referencia: la Gioconda, alusiva a la fertilidad de la Gran Madre (la Diosa), y por ende, tambi√©n, de la Naturaleza. V√©ase a este respecto mi obra¬†Los mensajes ocultos de Leonardo da Vinci.

El tri√°ngulo

Uno de los aspectos m√°s definitorios de la √öltima Cena de Leonardo es el tri√°ngulo que compone la figura de Jesucristo. Desde mi punto de vista, √©ste podr√≠a haber sido inspirado por una de las principales atracciones de la monta√Īa de Montserrat: la Roca Foradada:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Roca Foradada, en Montserrat. Nótese su perfecta forma triangular.

Su valor icónico en la obra de Leonardo es de todos sabido. Es menos conocido, sin embargo, el valor simbólico que tiene y ha tenido entre los monjes de Montserrat. Encontramos un ejemplo de lo dicho en el artículo "Un ambiciós projecte d'Història eclesiàstica i natural de Montserrat" (Xavier Altés i Aguiló, Francesc Galobart i Soler). En un determinado pasaje se nos dice sobre la recopilación de informaciones de Francisco de Zamora:

"En su afán de completar el trabajo, incluía de todo: desde noticas banales de observaciones sobre el paso del sol por el ojo de la Roca Foradada, hasta la bibliografía montserratina".

El sol en medio del triángulo -vacío- de la Roca Foradada: el Delta Luminoso de los masones. Otro ejemplo de la relevancia de la Roca Foradada para los monjes y los seglares en el entorno de este monasterio es el interés de Antoni Gaudí de colgar una campana en este sitio, tal como explico en El viaje secreto de Leonardo da Vinci:

"Antoni Gaudí pretendía colocar en la Foradada de Montserrat una campana monumental, hecha por suscripción popular, para tocar el Angelus tres veces al día. En el Cavall Bernat, del que hablaré más adelante, iba a rematar la inmensa mole con una enorme corona, sobre la que alzaría una estrella monumental (en alusión a la Virgen). Esta corona sería accesible y haría la función de mirador".

En definitiva, el detalle de la Roca Foradada es uno más de los que podría haber supuesto para Leonardo un elemento de inspiración, de cara a conformar su peculiar doctrina iconográfica, por la cual es tan conocido.

Volver




versió per imprimir

Comentaris publicats

    Afegeix-hi un comentari:

    Nom a mostrar:
    E-mail:
    Genera una nova imatge
    Introdu√Įu el codi de seguretat
    Accepto les condicions d'ús següents:

    Per a participar en els comentaris l'usuari es compromet a complir i acceptar les següents normes bàsiques de conducta:

    • Respectar les opinions de la resta dels participants al fòrum, tot i no compartir-les necessàriament.
    • Abstenir-se d'insultar o utilitzar un llenguatge ofensiu, racista, violent o xenòfob, i no tenir cap conducta contrària a la legislació vigent i a l'ordre públic.
    • No enviar cap contingut amb copyright sense el permís del propietari. Si es considera oportú facilitar continguts d'internet amb copyright, cal escriure la URL completa perquè els altres usuaris puguin enllaçar-hi i descarregar-se els continguts des de la pàgina propietària.
    • Publicitat: No es permet enviar continguts promocionals i/o publicitaris.