13-04-2022  (121 lectures) Categoria: Montserrat

El mundo eremítico de Montserrat

(Josep Gordi ‚ÄďCR) Para hacer este paseo nos hemos encontrado en Collbat√≥ con¬†Ricard Fern√°ndez, ge√≥logo de formaci√≥n y gu√≠a de monta√Īa por vocaci√≥n. Seguramente es una de las personas que mejor conoce Montserrat ya que tanto nos puede hablar de los materiales geol√≥gicos que la forman, de los ilustres viajeros que pasaron all√≠ a lo largo de los siglos XVIII y XIX o de c√≥mo era la vida de los ermita√Īos. En la festividad de la Virgen de Montserrat, os ofrecimos este descubrimiento, que forma parte de la colecci√≥n de art√≠culos sobre¬†santuarios naturales.

Con¬†Ricard Fern√°ndez centenares de personas de todo el mundo han visitado esta monta√Īa √ļnica. Recuerdo que un d√≠a me explicaba que "es una experiencia magn√≠fica verificar c√≥mo la percepci√≥n de lo sagrado y el sentimiento espiritual es un elemento com√ļn en todas las culturas".

Nos habla de los "retornos" que ha tenido como "impagables". "Como la de la chica estadounidense que quiso repetir la excursi√≥n a Tebes con su hijo un a√Īo despu√©s de venir ella sola para intentar que la potencia introspectiva de Montserrat ayudara al chico a reconsiderar su decisi√≥n de alistarse en el ej√©rcito. Me lo explicaba entre l√°grimas cuando le pidi√≥ porque hab√≠a vuelto". Tambi√©n recuerda que un turista le dio las gracias "porque le hab√≠a dado recursos para recuperar la relaci√≥n entre dos hermanos suyos, uno ateo y el otro creyente, a trav√©s de la noci√≥n de lo sagrado y de la espiritualidad".

Cuando nos saludamos ante la iglesia de san Cornelio de Collbat√≥, no podemos evitar preguntarle: ¬Ņqu√© hacemos aqu√≠?

Estamos aqu√≠, porque por este camino, hasta mediados del siglo XVIII, era por donde arrib√°bamos todos los peregrinos y todas las personas que quer√≠an visitar tanto a los ermita√Īos como a los monjes del monasterio. Por lo tanto, este era el camino principal para llegar al monasterio. Hoy en d√≠a todav√≠a se pueden observar, en medio de la calle, los s√≠mbolos que hacen referencia al camino de sant Jaume que proviene de Sant Pere de Rodes y que despu√©s de pasar por Montserrat se dirige hacia Santiago de Compostela. Incluso el rey Pedro el Ceremonioso debe hacer levantar siete cruces a lo largo de su recorrido". Y sit√ļa la explicaci√≥n en el¬†libro rojo de Montserrat: "El rey Pedro III de Catalu√Īa y Arag√≥n, por su parte, hac√≠a veinte a√Īos que hab√≠a mandado adobar nuevamente los rostos caminos de la monta√Īa de Montserrat y erigir en el camino entonces principal de Collbat√≥ a Montserrat siete cruces de piedra coronadas con relieves del escultor Pere Moragues que representaban los siete gozos y los siete dolores terrenales de la Virgen por acompa√Īar piadosa y evocadoramente a quienes hac√≠an la costa de Montserrat".

¬ŅLe viene a la cabeza alguno de los grandes personajes que pasaron por el camino por donde nosotros caminaremos?

Sant Ignasi de Loiola, fundador de los jesuitas, que camino de Tierra Santa se desvió para conocer el monasterio de Montserrat e hizo los tres días preceptivos que se daban de alojamiento a los peregrinos.

¬ŅQu√© hac√≠an los peregrinos al llegar al coraz√≥n de la monta√Īa?

Tuve presente que se concedía indulgencia para los peregrinos que además visitaran todas las ermitas. Impresiona pensar que hubiera gente dispuesta a pasar por todas ellas con este propósito. Actualmente es una excursión que puede tomar tranquilamente ocho horas de duración! Unos siglos más tarde, para facilitar el trabajo, se decidió que solo cinco ermitas ya era suficiente para obtener la indulgencia.

Dibujo de 1806 de Alexandre de Laborde. Ermitas de san Juan y san Onofre del libro: Voyage pittoresque et historique de l'Espagne : Tome premier, premiere partie : Description de la Catalogne. Fuente: https://cartotecadigital.igc.cat

 

Es el camino que seguiremos y que se llama el camino de las bater√≠as ya que los soldados franceses instalaron ca√Īones para defenderse cuando ocuparon Montserrat a principios del siglo XIX. Este sendero desde Collbat√≥ se enfila por la monta√Īa hasta llegar a encontrarse con el camino de las ermitas que empieza en aquel cruce y que enlaza con el camino que proviene del monasterio. Continuaremos hasta el llano de las Tar√°ntulas donde tambi√©n llega el funicular de San Juan. Se trata de un recorrido largo que os recomendamos hacer en silencio y a ser posible empezarlo a primera hora de la ma√Īana para poder disfrutar de las primeras luces del d√≠a y tambi√©n para ahorrarnos el fuerte calor estival si lo hacemos en esta estaci√≥n del a√Īo. Tambi√©n conviene llevar un sarr√≥n con agua y ga√Īips para detenerse, cuando sea menester, y rehacer las fuerzas. Al lado mismo del funicular de Sant Joan nace el camino que va hacia Sant Jeroni por el torrente de santa Maria. Seguiremos por este sendero hasta encontrar el cruce que se enfila hacia el lugar donde se situaba la ermita de Santa Magdalena. Antes de llegar pasaremos por la llamada escalera de Jacob. El patriarca¬†Jacob (Gn 28, 11-15) sum√≥ una escalera que le permit√≠a ver el cielo: "So√Īando, contempl√≥ una escalera que se enfilaba desde el suelo y que en lo alto llegaba al cielo. Y pregunt√≥ c√≥mo los √°ngeles de Dios sub√≠an y bajaban".

Con estos vers√≠culos del G√©nesis dentro nuestro subiremos, muy lentamente, los pelda√Īos de esta escala. Cabe rese√Īar que un viajero de principios de siglo XIX,¬†Alexandre de Laborde, populariz√≥ el top√≥nimo con el que las conocemos hoy en d√≠a: "Caminos, llamados escaleras, parecidos a la escala m√≠stica de Jacob, os llevar√°n hasta las cimas de la monta√Īa, que se pierde dentro de las nubes".

Ricard, este es un espacio de una gran simbología?

Y tanto, recuerdo lo que un día me apuntó el padre Ramón Oranias, lo más importante de este texto es cuando Jacob despierta y manifiesta su sorpresa: "¡Que es de venerable, este lugar! No es otra cosa que la casa de Dios y la puerta del cielo". Una de tantas teofanías descritas en la Biblia, que en el caso de Montserrat se convierten en hierofanías merced a la morfología singular del macizo. Las agujas marcan la dirección vertical del Axis Mundi, la misma componente vertical de la escalera que sumó Jacob. Joan Amades habla de la "litofanía", en el caso de las rocas que nos dirigen hacia la experiencia de lo sagrado.

Despu√©s seguiremos por un camino que va paralelo a la roca y que pasa por debajo de un reducido pero espl√©ndido encinar que presenta algunos pies con unas grandes dimensiones. Deteng√°mosnos un rato bajo estas magn√≠ficas encinas que crecen en un rellano de la monta√Īa y que de muy seguro que hunden, profundamente, sus ra√≠ces para captar el agua necesaria para vivir. Tuve presente que una encina grande como la que crece en medio del rellano es muy especial ya que la mayor parte de los encinares de Montserrat se carbonearon y por lo tanto del tronco, actualmente, salen diferentes pies y, por otra parte, en 1986, un pavoroso incendio quem√≥ el cuarenta por ciento de los bosques de la monta√Īa. Por lo tanto, este √°rbol ha visto a los ermita√Īos hacer su vida, los franceses destruir las ermitas y el monasterio en 1812 y a los carboneros cortar reb√Īos de otros pies de encinas. En conclusi√≥n estamos ante un verdadero resistente y un venerable anciano. Acerc√°ndonos a su tronco y comprobaremos que a su debajo se siente protegido ya que es un √°rbol que transmite fuerza y seguridad. Por lo tanto, dedicamos unos minutos a vivir o sentir la fuerza de la encina que de muy seguro que alimentar√° nuestros procesos vitales. ¬ŅC√≥mo lo haremos? Pues, nos apoyaremos en su tronco el tiempo que deseamos para vivir este intercambio energ√©tico y emocional entre la encina y nosotros y, finalmente, admiraremos su copa como se despega. Cuando marchamos agradecemosle su constante presencia con un abrazo o una reverencia.

Dibujo de1705. Fuente: https://cartotecadigital.igc.cat

 

Una vez arriba de la explanada donde existi√≥ la ermita de Santa Magdalena, le preguntamos a Ricard: ¬Ņpor qu√© esta zona se llama Tebas?

Porque hace referencia a una zona des√©rtica de Egipto que se convirti√≥ en una gran zona erem√≠tica a lo largo de los siglo III y IV. Es ah√≠ donde vivieron los llamados padres del desierto que se convirtieron en los primeros ermita√Īos cristianos. Se establecieron en un desierto y por este motivo todos los espacios donde se concentran ermitas, como en la sierra de Card√≥ o en el Montsant, se denominan desiertos erem√≠ticos. Para los ermita√Īos de Montserrat este era un espacio solitario y rodeados de naturaleza, es decir, rocas, animales y vegetales, con los que quer√≠an vivir con total armon√≠a. Tambi√©n se establecen en Montserrat por su gran simbolismo, es decir, como monta√Īa sagrada que es".

¬ŅCu√°ntas ermitas hab√≠a en Tebas?

Tenemos santa Magdalena donde estamos ahora, luego pasaremos por san Juan y san Onofre y desde su mirada nos fijaremos dónde había santa Caterina, que se llamaba la catedral de los pájaros y, finalmente, san Jaime.

¬ŅEstamos ante un espacio sagrado?

La sacralidad de Montserrat no proviene de la presencia de un santuario mariá y de un monasterio benedictino, sino justamente al contrario. A lo largo de los siglos este macizo ha despertado la percepción de ser un espacio propicio para el reencuentro del individuo con la divinidad.

¬ŅLos ermita√Īos recib√≠an visitas?

¬°Y tanto! Muchas ya que por estas ermitas se deten√≠an muchos peregrinos y tambi√©n nobles, reyes... A lo largo del siglo XVIII tenemos constancia de que pasaron algunos viajeros ilustres. Por ejemplo,¬†Guillem de Humbolt, hermano del gran explorador¬†Alexander Von Humbolt, fue uno de esos viajeros que se pase√≥ por estas ermitas. Los hermanos Humbolt,¬†Schiller y¬†Goethe eran unos prerrom√°nticos y todos conoc√≠an Montserrat. Cuando Guillem Humbolt visita Montserrat escribe una carta a Goethe absolutamente fascinado por la vida de los ermita√Īos y m√°s tarde acab√≥ escribiendo un¬†texto sobre su estancia en la monta√Īa y dice: "El ermita√Īo vive, como el salvaje, en contacto permanente con la naturaleza, y se circunscribe en un peque√Īo per√≠metro alrededor de su celda". Humbolt queda corprendido de la comuni√≥n entre los ermita√Īos y la naturaleza y explica c√≥mo ve los p√°jaros comer muelles de pan de la misma boca de los ermita√Īos. Por lo tanto, para √©l y otros rom√°nticos, Montserrat se convierte en un espacio de referencia respecto al contacto id√≠lico con la naturaleza.¬†Wagner tambi√©n sigue la estela de dichos autores alemanes y habla del Montsalvat que es donde se encuentra el Graal, lo sagrado, en el relato de¬†Chr√©tien de Troyes. Seguro que Wagner fue muy receptivo a la fascinaci√≥n del c√≠rculo de Weimar por Montserrat en tanto que espacio de reencuentro con la naturaleza para recuperar el camino hacia el √önico, una manera de referirse a su car√°cter sagrado! El¬†propio Joan Maragall traducir√° del alem√°n diferentes autores, entre ellos Wagner de quien har√° una versi√≥n en catal√°n de la escena de la consagraci√≥n del Graal de Parsifal.

¬ŅPor qu√© motivo se levantan todo este conjunto de ermitas bajo este grandes pin√°culos?

San Juan, San Onofre, San Jaime o Santa Caterina revelan otro s√≠mbolo que desprende la monta√Īa: est√°n situadas en balmes. Las cuevas son accesos al misterio, el interior del espacio sagrado. Es el s√ļmmum de la intimidad con lo inmutable, perdurable. El √ļtero de la Madre Tierra.

La palabra √ļtero me hace pensar con fertilidad...

Cierto, la fertilidad tambi√©n est√° asociada a Montserrat. De nuevo me remito a Amades que cita las "piedras roedoras" como centros de fecundidad. Una de ellas, en N√ļria, que desapareci√≥ no hace mucho. Por eso la tradici√≥n de la campana y la olla para las parejas que quieren tener hijos, o la dicha "quien no va a Montserrat no est√° bien casado". La fertilidad es uno de los grandes vectores que nos asocia a la Tierra. El car√°cter f√°lico de las agujas de Montserrat se al√≠a con la referencia uterina de las balmes, donde los ermita√Īos buscaban nacer como nuevas personas.

¬ŅVolvemos al papel de la naturaleza?

El recogimiento incita a la reflexi√≥n y a la integraci√≥n con el entorno; el ermita√Īo representa a la humanidad desnuda ante el poder regenerador de la naturaleza.

Ll√°stima que s√≥lo queden en pie algunos de los muros que permit√≠an crear rellanos para tener un peque√Īo huerto o para levantar la ermita o los sistemas de recogida de agua y de almacenado.

Cierto, pero piensa que de estas ermitas algunos viajeros nos han dejado sus dibujos que nos permiten saber cómo eran. Por ejemplo, Alexander de Laborde visitó Montserrat en 1806 y nos han dejado varios dibujos del monasterio y de las ermitas. Ahora cuando visitamos San Onofre y San Juan encontraremos reproducido uno de sus dibujos para entender cómo eran estas ermitas.

Acto seguido, bajaremos por una canal que presenta unas c√≥modas escaleras y nos situaremos a nivel para adentr√© en la balma que acogi√≥ las ermitas de san Juan y san Onofre. Cuando salimos nos encontraremos unas escaleras y delante un bonito tuiteo. Recordemos que tu cetro cuando crece ilido toma una clara forma piramidal y puede sobrepasar los quince metros. Que tiene una corteza marronosa que se deshace en placas, que es bastante ramificado y que desarrolla unas ra√≠ces a√©reas que tienen la finalidad de sostener el tronco cuando el √°rbol crece en lugares de fuerte pendiente. Su madera es muy resistente. Las hojas son alargadas, estrechas, acabadas en pinchazo y t√≥xicas y por este motivo se le llama el √Ārbol de la muerte. En Escocia y Gal¬∑les es com√ļn encontrarlo en los cementerios. El cristianismo tambi√©n lo asocia con la inmortalidad y la trascendencia. El tejo es un √°rbol que crece muy lentamente, hay en Gran Breta√Īa que son milenarios.¬†Despu√©s de fijarnos con las caracter√≠sticas y simbolog√≠a del teix retornaremos hacia el llano de las tar√°nulas y rehaceremos el camino hasta Collbat√≥. Cuando sigamos a una cierta distancia de las ermitas visitadas podemos leer, para cerrar nuestra inmersi√≥n en las ermitas de Tebas, unos versos del poema de¬†Jacint Verdaguer: "Canci√≥n del peregrino"

He visto las doce ermitas,
M√©s, ai! sin ermita√Īos;
no hay dulces visitas
los √°ngeles como antes.
El ave todavía nacía,
Las flores se han quedado.
¡Más, ai! María
me ha enamorado.




versió per imprimir

Comentaris publicats

    Afegeix-hi un comentari:

    Nom a mostrar:
    E-mail:
    Genera una nova imatge
    Introdu√Įu el codi de seguretat
    Accepto les condicions d'ús següents:

    Per a participar en els comentaris l'usuari es compromet a complir i acceptar les següents normes bàsiques de conducta:

    • Respectar les opinions de la resta dels participants al fòrum, tot i no compartir-les necessàriament.
    • Abstenir-se d'insultar o utilitzar un llenguatge ofensiu, racista, violent o xenòfob, i no tenir cap conducta contrària a la legislació vigent i a l'ordre públic.
    • No enviar cap contingut amb copyright sense el permís del propietari. Si es considera oportú facilitar continguts d'internet amb copyright, cal escriure la URL completa perquè els altres usuaris puguin enllaçar-hi i descarregar-se els continguts des de la pàgina propietària.
    • Publicitat: No es permet enviar continguts promocionals i/o publicitaris.