ARTICLES » 2304

Ioseph Pellicer de Ossau

1672. Don Ioseph Pellicer de Ossau y Tovar Demuestra que la Lengua Castellana No Deriva del Lat├şn.

En 1672, un figura del Siglo de Oro del que hasta hace poco
nada se sab├şa en Espa├▒a, Don Ioseph Pellicer de Ossau y
Tovar, demostr├│ con contundencia que la Lengua Castellana
no deriva del Lat├şn, en su trabajo ÔÇťPOBLACI├ôN Y LENGUA
PRIMITIVA DE ESPA├ĹAÔÇŁ

Don Ioseph fue un gran erudito, y causa verdadero asombro
la enorme cantidad de fuentes clásicas que consultó para la
elaboraci├│n de este trabajo, entre las cuales destacan una
traducci├│n latina de la Geograf├şa de Estrab├│n y el original
del Fuero Juzgo.

Afortunadamente para nosotros, como en 1672 todav├şa no se
fotocopiaban apuntes porque no se hab├şan inventado las
fotocopiadoras, los investigadores se ve├şan obligados a
recurrir a las fuentes cuando necesitaban saber algo de
HistoriaÔÇŽ

Se├▒oras y se├▒ores, aqu├ş tienen un fragmento de su trabajo:

79
...┬á no pudi├ęndose dar certidumbre en la Historia de Espa├▒a,
menos fe podrá dar fixamente en su Primera Lengua.

Y que hablaba la suya propria antes de la entrada de las
naciones, consta en Iulio Aphricano, el Cronicón Bárbaro,
Eusebio Cesariense, el Cronic├│n Alexandrino, George
Sincello; i el Anonymo de la Division de las Gentes; aunque
todos convienen en que en aquel tiempo, i antes del a├▒o
cuatrocientos de Christo Nuestro Se├▒or, estava Espa├▒a
dividida en seis provincias; i gentes. Ansi el Anonymo de
la Division en el Imperio de Severo (que hablara por todos)
dice:

┬źHispaniarum autem gentes, et inhabitationes haesunt
tytonni, et Turrenorum, qui, et Tarraconenses, Lysitani,
Baetici, Autriconi, Vascones, Calleci, qui, et Astures. ┬╗

Y aun hasta oi despues de quince siglos, i tanta mutacion
de dominios y reinados se conserva la misma division de
gentes, diversas en costumbres, i dialectos. Porque la
Espa├▒a Tarraconense comprehende los reynos de Aragon i
Catalu├▒a. La Lusitania los de Portugal, i el Algarve. La
Betica, toda la Andalucia. La Vasconia el de Navarra, i las
Tres Provincias. Galicia su reino hasta Astorga. Y los
Autrigones, seg├║n esta geographia han de quedar
comprehendidos en el Mediterraneo, i cora├žon de Espa├▒a.
Vease en Plinio su situacion.

80
Pero qual destas conservasse entonces la Lengua Matriz, i
Primitiva, desearemos averiguar con algun fundamento;
dexando los demás dialectos suyos derivados de las entradas
de griegos, i phenicios, o africanos.

Que los Vascones le tenian distinto es notorio en Estrabon;
i que en la Turdetania enseñava la Gramatica  Griega
Asdepiades consta del mismo; como que los Iberos, i los
Celtas mezclados entre si firmaron otro lenguaje distinto
en la Celtiberia.

I que la Lengua Latina, ni fue Primitiva, ni Universal en
España, como pretenden algunos, se manifestará con
evidencia; pues solo en lo forense, i en las ciudades que
poblaron, o hicieron colonias suyas los Romanos, procuraron
introducirla. Mas esto fue muy tarde, i despues de haverla
dominado casi toda. Porque no pudieron introducir lengua,
que ni era propia Matriz suya, ni sabian, ni tenian
preceptos, ni maestros de Gramatica para estudiarla, o
fuesse Griega, o fuesse Latina.

Sin ella estuvieron hasta la muerte de Ennio, que sucedi├│
en el intermedio de las Dos Guerras Segunda i Tercera
Punicas; aun no ciento, i treinta a├▒os, antes del
nacimiento de Christo Nuestro Se├▒or. Entonces entr├│ en Roma
Crates Mallotes, embaxador de Attalo, Rey de Pergamo, que
fue el primero que dio los rudimentos de la Gramática a los
Romanos, como afirma Suetonio en su Libro de los Gramaticos
Insignes.

El estado que tuvo Roma hasta su entrada, refiere en la de
su libro de esta forma:

┬źGrammatica olim Romae, ne in usu quidem, ne dum in Honore
ullo erat; rudi scilicet ac bellicosa etiamtum civitate,
magnopere liberalibus disciplinis vacante. Initium quoque
eius mediocre extitit. Siquidem antiquisimi doctorum, que
idem, et Poetae, et Oratores, semi Graeci erant (Livium, et
Ennium dico, quos utraque lingua, domi, foris que docuisse
adnotum est) nihil amplius quam graece interpretabantur; ac
siquid Latine ipsi compassuissent, praelegebant. ┬╗

81
No se├▒ala Suetonio otros mas antiguos, que Livio Andronico,
i Ennio; i estos semi-griegos, i no latinos; sino que
escrivian algo en Latin que leian a los demás. Luego añade
que fue el primero Crates; diciendo:

┬źDecratete Mallote primo Grammatico in Urbe.┬╗

I se├▒alando su entrada prosigue:

┬źPrimus igitur, quantum opinamur, studium grammaticae in
Urbem intulit Crates Mallotes, Aristarchi aequalis: qui
missus ad Senatum ab Attalo Rege, inter Secundum ac Tertium
Bellum Punicum, sub ipsam Enii mortem.┬╗

Esto fue ciento i veinte a├▒os antes de la Encarnacion
Santisima de Christo Se├▒or Nuestro; con que hasta este
tiempo, Roma no podia comunicar la Lengua Latina (que ni
sabia, ni estudiava) a los Espa├▒oles.

I ansi no es cierto lo que algunos doctos modernos
escriven: de que pass├│ a Espa├▒a la Lengua Latina, con las
armas de los primeros Scipiones, que fue cien a├▒os antes, o
pocos menos la Lengua Nativa, Romana, fue la que pass├│ con
sus milicias; que la Latina del todo se ignoraba; i ansi se
tuvo por memorable la primer fabula latina que dio a Roma
Livio Andronico, poeta comico casi al mismo tiempo (seg├║n
pondera Ci├žeron) i la segunda que publico Nevio diez a├▒os
despues, seg├║n advirti├│ Aulo Gellio.

De forma que la lengua que hablaba con mezcla de las
introducidas, fue la que acompa├▒├│ a las Legiones de Roma, a
cargo de uno, i otro Scipion. Porque la Latina, en tiempo
de Ci├žeron, que fue tan inmediato al de la Natividad
Santissima, aun no havia salido de sus confines, seg├║n lo
afirma en la oracion por el poeta Archias:

┬źGraeca leguntur in omnibus fere gentibus: latina suis
finibus (exiguis sane) continentur. ┬╗

Aqu├ş con claridad se├▒ala en quan cortos espacios, corria el
Idioma Latino; i como lo eran los de Lacio; i en el Libro
Primero de los Fines admira, que ya no deleitasse el
lenguaje natural, i de la Patria; sino que se leian
voluntariamente las oraciones, o fabulas griegas,
traducidas a la letra en Latin:

┬źEst quod mirer (dice) quod in gravisimis rebus no deleclet
eos patrius sermo; cum iidem fabellas latinas ad verbum
graecis expressas, non inviti legant. ┬╗

82
Estos progressos tan cortos havia hecho la Lengua Latina en
Roma, quando Roma los tenia mayores con la espada en las
Espa├▒as, dominando mucha parte dellas.

Despues de la ultima guerra de Augusto, i la Paz Universal,
se introduxo el hablar latino en las ciudades que
repoblaron; i en las que passaron a ser colonias romanas, i
fueron participes de sus honores. Las naciones de Espa├▒a
que admitieron la Lengua Latina refiere por menor Estrabon
en el Libro Tercero; hablando de Tarteso:

┬źCaeterum (dice) Turditanis ad foelicitatem regionis, vitae
etiam civilitas, et mansuetudo accedit; quod, et Celticis
ob vicinitatem, et cognationem, contingere Polybius
scribit; minus tamen his cum fere vicatim habitent.
Turditani autem, maxime qui ad Baetim sunt, plane Romanos
mores assumpserunt, ne sermonis quidem vernaculi memores;
ac plerique facti sunt latini; et colonos acceperunt
Romanos: parumque abest, quin omnino Romani sint facti. Et
quae nunc conditae sunt urbes, Pezaugusta in Celtica,
Augusta Emerita in Turdulis, et Caesar Augusta apud
Celtiberos ; aliae que non nullae coloniae demonstrant
mutationem dictarum republicae formarum ; et qui hanc
formam sequuntur, hispani stolati, seu togati apellati ; in
quibus sunt Celtiberi, quondam omnium maxime feri inhumani
que habiti. ┬╗

Estas son las gentes espa├▒olas; que hasta tiempo de
Tiberio, en que escrivia Estrabon, se distinguian en
idiomas; pues prosigue:

┬źUtuntur, et reliqui hispani gramatica, non unius omnes
generis; quippe ne eodem quidem sermone. ┬╗

Por donde consta que enton├žes, se introduxo en Espa├▒a la
Lengua Latina; i que havia sin la Matriz, otros diferentes
en dialectos que se estudiavan con Gramaticas
Particulares ; se├▒al de que eran peregrinos; porque la
natural, i primitiva de los Espa├▒oles; no necesitaba de
ense├▒an├ža, ni estudio.

83
Lo mismo sucedi├│ a los Romanos, cuyo idioma fue tan
distinto del Latino como se verá luego. El de Roma se
compuso de varios dialectos, de diferentes Naciones; i
tantas, que hace admiraci├│n (como hemos dicho) Dionysio
Halicarnaseo, de que no fuesse barbara, aquella ciudad.

En el Libro Primero, i Capitulo noventa y dos; i dice:

┬źQuod vere Barbari admixtisunt, per quos, Urbs, multa
instituta vetera, dedicit, id multo post accidit. In que
reputatione, merito mirari posis, eam non esse omnino
barbaram redditam, post receptos Opicos, Marsos, Samnites
Etruscos, Brutios, Ligures, et hispanorum gallorum que
multa millia, alias que in saper gentes innumeras, vel ex
Italia, et aliis locis advenas, lingua, et moribus
dissonas. ┬╗

Escrivi├│ Halicarnaseo las Antiguedades de Roma, a los
veinte i dos de su entrada en ella; i a los treinta i cinco
de la muerte de Ci├žeron:

┬źEgo appulsus (dice) post finem bellis civilibus, iam
impositum ab Aagusto Caesare, circa mediam olympiadem
Cenesimam Octuagesimam Septimam. Ex illo tempore in hanc
diem, exactis Romae, annis viginti duobus, ÔÇŽ romanum
sermonem, eius que regionis litteras, parvi mibi ; quae
putarem ad hoc opus accomoda. ┬╗

De forma que emple├│ veinte i dos a├▒os en el aparato de su
Historia; i en estudiar la Lengua Romana; que qual era lo
representa en el Capitulo noventa i tres, en este estilo:

┬źRomani autem sermone, nec prorsus barbaro, nec absoluto
graeco vtuntur; sed ex utroque mixto accedente in plerisque
ad propietatem linguae eolicae. Hanc solumex tot
admixtionibus fructum percipientes, quod nonam omnibus
vocibus recte loquuntur. Caeterum quaecumque sine, graeci
generis luditia magis quam alii graecorum coloni retinent.
┬╗

Si en esta Lengua Romana, mezclada de Griego, i Barbaro,
escrivi├│ Dionysio su Historia, lo dexamos al sentir de los
doctos; pues aqu├ş basta comprobar, que no fue Matriz en
Roma la Lengua Latina, en que con tanta elegancia, havia
escrito Ci├žeron poco antes.

84
Porque Dionysio, como testigo de vista, describe una Lengua
tan diferente como se ha notado, i tantos dialectos; sin
que haga mencion de la Latina; que no era general.

Fue entrando poco a poco en Roma; porque la Republica del
Lacio, era desde su principio tan competidora de la Romana;
como despues la de Carthago. Duraron competidoras ya con
guerras, ya con parentelas, ya con alian├žas, quatro siglos
enteros. I hasta el a├▒o quatrocientos, i quince, en que
fueron vencidos los Latinos, i quedando el Lacio, colonia
de Roma, se les dio el grado de ciudadanos Romanos; como
puede verse en Tito Livio, Valerio Maximo, i Aulo Gellio.

Entonces comen├ž├│ e estenderse en Roma la Lengua de la
Republica vencida; i a├▒os adelante la usaron, i estudiaron
los Magistrados, los Oradores, i los Poetas; no pudiendo
ser comun a todos. Pues escrive Tito Livio, que a los
principales de Cumas (siendo colonia griega) dio permision
el Senado, para hablar en publico en Latin:

┬źCumanis (dice) eo anno, potentibus, permissum v publice
Latine loquerentur; praeconibus que lacine cadend ius
esset. ┬╗

Esto en el a├▒o quinientos i setenta i tres, de Roma. Pero
quando escrivia esto, en el Imperio de Domiciano, estava
tan alterada, i desconocida; que apenas tenia se├▒al de la
Primitiva Lengua Latina.

┬źLatine loqui (escribe) a Latio dictum est. Quae locucio a
deo est versa, vt vis ulla eius pars, remaneat in notitia.
┬╗

85
Paulo Merula, pondera quam esteril fue en sus principios ;
i luego su aumento, i declinacion ; diciendo:

┬źIn Latina: quam eorum fuisse censeo, qui primi colonias
(notese) in hanc regionem duxerunt, quaeque tandem contra
alias obtinuit principatum, duo considerabo: qualitatem, et
dialectos. Quod ad qualitatem, fuit illa initio non solum
valde rudis, et inculta, verum etiam ieiun a supra modum,
et sterilis. Ruditatem, et incultum pono in ipsis vocibus,
vetere scriptura, pronunciatione. ┬╗

Pone diversos exemplos : i passando a lo esteril dice :

┬źIam sterilitatem, et inopiam latinae, vt aliarum consuevit
linguarum, immersam in ipsis incunabulis, fuisse, extra
omnem est controversiam. Rudis ille horror qui linguae
recensorttae, adhaesit, diu que mansit; detersus est, primo
a poetis Ennio, Pacuvio, Plauto, mox ab aliis, magis: ab
historiographis (inquam) et analium concinatoribus;
pastremo que studiossime ab oratoribus: palmamferente Marco
Tullio; de quo Plinius, Silius, et alii: adeo vt Augusti
Principatu latinus sermo elegantia sua, et nitore gravidus
laboraret. A quo tempore magna ipsi rursus adnasci caepit
scabricies. ┬╗

De aqui va prosiguiendo el discurso en el quarto libro de
su Italia: i de sus dialectos hablamos, en el numero nono
del tercer libro del Aparato.

86
Enton├žes pues, quando el Imperio de Augusto, havia llegado
la Lengua Latina a su exaltacion; i desde el auge de su
elegancia, declinava hacia la escabrosidad; i dure├ža; entr├│
radicalmente en Espa├▒a haviendo antes entrado mercenaria,
conducticia, i con las Legiones Latinas, que militavan en
los exercitos de los Romanos, de cuyo numero hace mencion
diversas veces Tito Livio.

Radicarse en Espa├▒a, tuvo los dos fundamentos que refiere
Estrabon. Uno la mision de colonias, i creacion de tales; i
otro la comunicaci├│n del honor de la ciudad de Roma. Las
colonias vinieron en tanto numero que excedia al de los
naturales, con que se estenci├│ el dialecto, con facilidad;
i las creadas ciudades Romanas, i sus ciudadanos,
estudiavan en parecer benemeritos, o reconocidos de aquel
que se tenia por el supremo honor, i procuraban hablar ya
como Romanos; porque el ignorar los poderosos la Lengua
Latina, no solo era descredito; sino peligro.

Anssi Suetonio escribe en la vida de Claudio, que no solo
degrad├│, a un principe griego que la ignorava, de la
dignidad, sino que le conden├│ al destierro. Y de Valerio
Maximo consta que los enbaxadores de las naciones estra├▒as,
oravan en el Senado con interprete latino; i que en la
misma lengua se le daba la respuesta; observando el mismo
estilo en la Asia los Proconsules; i procurando, que no
solo sufriessen el yugo las naciones vencidas, sino que
mudassen la lengua; obedeciendo a Roma con cervices, i
labios.

Ansi lo ponder├│ San Agustin, en el Capitulo septimo, i
libro diez de su ciudad, diciendo:

┬źData est opera, vt civitas imperiosa, non solum iugum,
verum etiam linguam suam, domitis gentibus, per societatis
spetiem imponeret. ┬╗

Pero ansi como no pudieron conseguirlo generalmente en
todas las provincias del Imperio, no fue universal la
latina en Espa├▒a, qued├│ en ella en su fuer├ža, i uso la
Matriz Antigua; que fue siempre la general en todas sus
provincias, menos en las colonias, i ciudades Romanas, que
acuerda Estrabon, i otras que quedan referidas.

87
Mas ya que por la Historia Universal, no podamos afirmar
con certidumbre, la forma de la Primitiva, i Matriz de
Espa├▒a, la buscaremos en la Historia de la Ra├žon, i sin
ha├žer violencia a las se├▒ales que nos ha dexado. Pues
siendo cierto que en su origen fue universal deste imperio,
i Matriz, se dará por seguro tambien que fue capaz de
mezclarse, i confundirse, mas no obscurecerse, ni
aniquilarse, aquella su primer substancia, i consistencia.

Esto supuesto, se presupone tambien que aquella que se
hablava en Espa├▒a Mil A├▒os antes de agora, tenia otroa Mil
de Antig├╝edad en ella; i con esta consideracion ir
retrocediendo hasta su principio. Con que se ha de creer
que aunque Mil A├▒os ha, estuviese mezclada, con las de
otras naciones forasteras, retenia en si la Primitiva
Fuer├ža i Nativa Raiz; mas facil de ingerir, que de
arrancar; por ser natural, i no poder perder con las
mutaciones, la dignidad el grado de Matriz.

88
Con este presupuesto que ninguno dudará ser verdadero,
continuaremos Lengua Natural, i Propria en Espa├▒a, por
espacio de casi Dos Mil A├▒os, con exemplares indubitables.
El primero nos le dará Silio Italico Español, que en la
rese├▒a que en el Tercer Libro de la Guerra Punica, i de las
naciones de Espa├▒a, que passaron con Anibal contra Roma;
dice, que

┬źMisit dives Gallecia pubem; barbara nun putriis ululantem
carmina, linguis. ┬╗

Donde se├▒ala la Lengua Patria en Espa├▒a, quando apenas Roma
tenia en ella una almena, sino confederacion con Saguntho
ya destruida. Y esto fue a├▒o quinientos i treinta i cinco,
de Roma; que seg├║n nuestro computo corresponde, al
doscientos i diez i siete, antes de Christo Nuestro Se├▒or;
en que comen├ž├│ la Segunda Guerra Punica; que escriven
Polybio, Tito Livio, Silio Italico, Apiano Alexandrino,
Emilio Probo, Eutropio, i Paulo Orosio.

89
Será el segundo exemplar la celebrada inscripcion del
Templo de Diana, de los de Ampurias; que copiaron Iano
Grutero, Ambrosio de Morales, i Ludovico Nonio; i que
controvierten Bernardo de Aldrete, i otros doctos. En la
que se da a entender, que los de Ampurias cuando edificaron
a su templo no havian dexado su lengua nativa griega, ni
tomado la espa├▒ola, i de la que ya era su Patria:

DIANAE. EPHES. EO. SAECVLO. CONDIDERE.
QVO. NEC. RELICTA. GRAECORUM. LINGVA.
NEC IDIOMATE. PATRIAE. IBERAE. RECEPTO.
IN MORES. IN LINGVAM. IN IVRA.
IN DITIONEM CESSERE. ROMANAM.
M CETEGO, ET LAPRONIO.
COSS.

Pero enton├žes, passaron a recibir la hermandad con Roma,
tomando sus costumbres, i fueros, i la Lengua Romana. Donde
es de advertir que no dice la Latina; por que no florescia
en Roma, el a├▒o quinientos i cinquenta, en que fueron
consules Cethego, i Apronio; que concurri├│ con el docientos
i dos, antes de Christo Nuestro Se├▒or.

90
El tercer exemplar se dedu├že de Ci├žeron, en el Libro de la
Divinacion, que escrivia quarenta i tres a├▒os, antes de su
Santisima Natividad; donde ha├že aquella comparacion:

┬źTamquam si Poeni, aut Hispani, in Senatu nostro sine
interprete loquerentur┬╗

En que se ve la permanencia de la Lengua de Espa├▒a; i que
NO EN TODA ELLA, se havia admitido la Latina, aunque los
Romanos la dominaban en la mayor parte.

El quarto exemplar hallamos en el a├▒o veinte i ocho de la
encarnaci├│n del Verbo Eterno; deducido del Libro Quarto de
los Anales de Cornelio Tacito, en la negativa de la muerte
de Lucio Pison Pretor de Espa├▒a, perpetrada por un labrador
de Termeste; que puesto a question de tormento:

┬źvoce magna sermone patrio, frustra se interrogari
clamitavit┬╗

Que confirma la permanencia de la Lengua Primitiva a vista
de la Latina; ya tan estendida por todas las provincias de
la obediencia de Roma; i que poco despues qued├│ con el
Principado Universal, en el titulo de la Santisima Cruz de
Christo Nuestro Se├▒or; como lo observ├│ Nicolao Tercero,
Pont├şfice Maximo, en su Epistola al Emperador Michael
Andronico, que esta en el Tomo Tercero de los Concilios,
diciendo:

┬źHaec cum Hebrea, et Graeca, in titulo domini, a reliquis
discreta, insignem principatum tenens, omnibus nationibus
predicat; Iesum Na├žarenum, regem iudaeorum┬╗

91
Hasta aqu├ş hemos discurrido con inducciones, aunque
eficacisimas: desde agora hablaremos con auctoridades; i
despues con evidencias. La mas antigua es la de Anonymo de
la Division de las Gentes que escrivia el a├▒o Docientos y
treinta i seis, i trece del Imperio de Alexandro Severo;
que en dos partes afirma, que LOS ESPA├ĹOLES TENIAN ENTONCES
SU LENGUA, I SUS LETRAS PROPRIAS.

Lo mismo escriven Iulio Aphricano, cuyo testimonio está en
el Tesoro Eusebiano, i el mismo Eusebio, en el Texto
Griego; i lo proprio en el Cronicon Barbaro, ya alegado;
que escrivia el a├▒o en que naci├│ el Emperador Honorio; que
fue el Trecientos i ochenta i quatro.

Por el mismo tiempo, i pocos despues escrivia, en el de
Trecientos i Noventa i Cinco, San Paciano Obispo de
Barcelona; i espa├▒ol; que en us Epistola Segunda a
Simphoriano, confirma todo lo propuesto, i que en su tiempo
permanecia la LENGUA DE ESPA├ĹA; pues dice:

┬źLatium, Egyptus, Athenae, Thraces, Arabes, Hispani, Deum
confitentur. Omnes linguas Spiritus Sanctus intelligit. ┬╗

Donde con claridad DISTINGUE LA LENGUA ESPA├ĹOLA, DE LA
LATINA, EN SU TIEMPO.

92
Poco despues entraron en Espa├▒a, las naciones de Vandalos,
Silingos, Alanos, i Suevos. Luego los Godos. Pero aunque
mezclaron sus voces con la Lengua Espa├▒ola, estos al fin la
recivieron. De los Godos que permanecieron, i dominaron, se
sabe fue este su estilo, i condicion; i que tomavan las
costumbres de los reynos vencidos; seg├║n escribe Nicephoro
Gregoras en el Libro Segundo, i Capitulo septimos de su
Historia; donde dice:

ÔÇťQue haviendo salido desnudos, i desarmados, mudando forma
de vida, imitan, ise visten de las costumbres del pais,
donde hacen assiento┬╗

Confirma las Letras de Espa├▒a, distintas de las Latinas, i
Romanas, el Cronicon Alexandrino, en tiempo del Emperador
Heraclio; i quando ya los Godos tenian el Imperio de
Espa├▒a. Y aun estando invadida de los Arabes, escribe
George Sincello (que formaba su Cronographia el a├▒o
setecientos i noventa i dos) que retenia sus Letras, i
Erudicion; diciendo:

┬źLitter is inter eos vacantes sunt isti: Iberi; Latini qui,
et Romani: Hispani, Graeci┬╗

Con que cesando aqui las Autoridades, passaremos agora a
las Evidencias.

93
Estas constarán de clausula, de la mas Antigua Lengua que
se halla en Espa├▒a; que ha mas de Mil A├▒os que se escrivia;
i que desde enton├žes se fue continuando en todos los
escritos en la Lengua Vulgar. Esta qued├│ permanente: en el
Libro del Fuero Iulgo; que se compuso en Latin, i en
Espa├▒ol; i en el Quarto Concilio de Toledo, a├▒o Seiscientos
i treinta i tres, i en el tercero del Rey Sisnando. Ansi lo
refiere su titulo.

┬źEste Libro fue Fecho de Sesenta i Seis Obispos, en, o
Qoarto Conceyo de Toledo, ante la Presencia del Rey Don
Sisnando; en, o, Tercero Ano que el Rein├│. ┬╗

Y ser el Fuero Iuzgo Espa├▒ol, traducion del Latino del
mismo tiempo, lo examin├│, i afirm├│, su insigne Comentador
Alfonso de Villadiego, en las Advertencias que hace para
mayor claridad de sus comentarios; i alli dice lo
siguiente:

┬źLo tercero se advierte, que las Leyes deste Libro en su
Principio fueran hechas en Latin, i luego para que mejor
pudiessen ser de todos entendidas, i guardadas, fueron
traducidas en este Roman├že Antiguo de aquellos tiempos;
como en ellas parece; i van sacadas fielmente a la Letra,
en el mismo Roman├že que tienen el Original. ┬╗

94
Va prosiguiendo con la Auctoridad del Original, i de los
demás, con quien se cotejó, por Orden del Consejo Supremo;
i luego a├▒ade:

┬źY ser este el verdadero Original del Fuero Iuzgo, consta
por el testimonio que dello va puesto al fin del Libro.

Y no es el Roman├že destas Leyes muy dificultoso; ni tan
grossero como el de las Partidas, i Fuero Real de Castilla;
aunque fueron hechas mas de seiscientos a├▒os (notese)
antes; porque como he dicho fueron traducidas del Latin; i
qualquier Romance Traducido, como va mas llegado al Latin,
es mejor, i mas elegante que otro. Especialmente, porque en
tiempo de los Godos, no se havian introducido en Espa├▒a
tantos vocablos barbaros, como despues que en ella entraron
los Moros; los cuales todavia se usavan, en el tiempo que
se hicieron las dichas Partidas, i Fuero Real.┬╗

Con que se verifica, que el Lenguaje en que está escrito el
Fuero Iuzgo es el que se usava en Espa├▒a mas ha de Mil A├▒os
en el Seiscientos i treinta i tres de Christo Nuestro
Se├▒or; i que de esto se deduce tener otros Mil de
Antig├╝edad; i dever creerse que fue el Antiquisimo; i
Primitivo; ansi por las ra├žones propuestas, como por no
hallarse otro, que ni haya permanecido en instrumentos
publicos, ni que pueda opon├ęrsele.

95
Qual fuesse, se manifestará agora; trasladando de todo el
volumen del Fuero, la Ley Octava de su Prologo, que habla
de las calidades que havian de concurrir, en el Rey Electo
de los Godos; i dice ansi:

┬źQuando el Rey morire, nengono non debe tomar el Regno, nen
facerse Rey por fuer├ža; nen nengon religioso, nen otro ome,
nen siervo, nen otro ome estra├▒o, se non es de linage de
los Godos, ├ę Fiodalgo, ├ę Nobre; ├ę con otorgamiento de los
Obispos, ├ę de los Godos Maorales, ├ę del Pueblo Tuedo. Assi
que mientre formos todos, dun cura├žon, ├ę duna Fe, ├ę dun
voluntade; que sea entre nos paz, e Iustiza en o Regno; ├ę
que podamos ganar la compania de los Angelos en u otro
siegro. E aquel que quebrantar esta nostra Ley, sea
descomongado por siempre. ┬╗

En este mismo estilo están escritas las demás Leyes del
Fuero; que hacen demonstracion evidentisima, de la Lengua
que once siglos ha se hablava en Espa├▒a, al igual que la
Latina, aunque ya muy desali├▒ada, como parece por los
monumentos de aquellos tiempos.

96
Este mismo estilo tienen los antiquisimos fueros de
Sobrarve; el Fuero de Leon del Rey Don Alonso el Quinto;
los Fueros de Coyanca del Rey Don Fernando Primero; el
Poema de Alexandro, que tiene mas de Seiscientos a├▒os de
antig├╝edad, i otros de quatrocientos, i con ellas el Fuero
Real de Castilla, i las Leyes de las Partidas.

Todos están en el mismo Romance (mas o menos limado) del
Fuero Iuzgo. Y el llamarse ansi la Lengua Castellana, no es
por tener dependencia de la Latina como algunos pensaron;
sino porque con esta voz se distinguian los Espa├▒oles
Catolicos, que veneraban la Iglesia Catolica Romana, de los
Godos arrianos, quando no la obedecian; i ansi llamavan
Romanos a todos los Espa├▒oles; como consta de los Diez
Libros de las Leyes de los VVisogodos; donde no se halla
memoria de Espa├▒a, ni de Espa├▒oles, porque siempre llaman a
sus vasallos, Romanos; de donde qued├│ el nombre de Romance
a la Lengua de Espa├▒a; como tambien le tuvo la de los
Catolicos de Francia, seg├║n escribe Pedro Gregorio en su
Republica.

97
Despues de abjurada la heregia de Arrio; i hechos los Godos
ya Espa├▒oles, fue comun la Lengua ÔÇťen RomanceÔÇŁ a todos, i
distinguidos la General de Espa├▒a; de la particular
ÔÇťLatinaÔÇŁ; usada solo en lo perteneciente al Estado
Eclesiasticos, i a las Sciencias; i en la Canciller├şa Real,
i Tabeliones PublicosÔÇŽ

Se puede conseguir la obra completa en:

http://lubna.uv.es:83/

 




versió per imprimir

    Introduïu el codi de seguretat